10 beneficios de los masajes

En aquellos días en que estás agotado y te duelen todas las parte de tu cuerpo, ¿qué mejor que un buen masaje para relajarte y sentirte mucho mejor? A todos/as nos encanta que nos den un buen masaje ya sea en la espalda, en el cuello, en los pies, en la cara… Sea donde sea, nos ayudará a sentirnos reconfortados. Pero la relajación no es el único beneficio que se puede atribuir a esta práctica, sino que los masajes ofrecen muchas otras ventajas que no son tan conocidas. Desde mejorar la inmunidad de tu cuerpo hasta reducir los dolores de cabeza, pasando por mejorar tu belleza.

Te presentamos 10 beneficios de los masajes

1

Relajan los músculos y descargar así la tensión que se acumula debido al esfuerzo físico. Los masajes son una forma ideal de recompensar un cuerpo cansado, este es el beneficio más atribuido a esta práctica.

2

Ayudan a controlar la ansiedad y la depresión. Los masajes ayudan a reducir los niveles de una hormona llamada cortisol, que se libera como respuesta al estrés y, por lo tanto, levantan el ánimo y disminuyen la presión arterial. Por otro lado, pueden estimular la serotonina y la dopamina, dos neurotransmisores relacionados con la depresión.

3

Alivian el dolor. Existen estudios que aseguran que los masajes ayudan a aplacar el dolor crónico en la espalda. También han sido vinculados a una disminución en la rigidez, a la vez que mejoran la movilidad de las personas que sufren osteoartritis.

4

Mejoran el sueño, ya que parece ser que aumentan las ondas deltas del cerebro, que están relacionadas con el sueño profundo. Así que si os cuesta dormir, ya sabéis un truco para caer rendidos en la cama.

Aumentan la inmunidad. Cuando una persona vive un periodo de estrés, es muy típico que caiga enferma. Pues resulta que los masajes pueden evitar esto, ya que se ha comprobado que las personas que disfrutan de sesiones de masajes experimentan cambios mesurables en las respuestas de su sistema inmune y endocrino.

6

Combaten el síndrome premenstrual. Las mujeres cuentan con más beneficios que los hombres, ya que los masajes pueden disminuir los molestos síntomas premenstruales como la hinchazón o los cambios de humor.

7

Mejoran el estado de alerta. Un estudio demostró que las personas que reciben masajes registran un aumento en la velocidad y precisión para realizar cálculos matemáticos.

Reducen los dolores de cabeza. Las terapias de masajes son efectivas para las migrañas por partida doble: disminuyen su cantidad y atenúan sus molestias.

9

Contribuyen a la belleza. Los masajes en el rostro y en la cabeza no sólo son placenteros, sino que también hacen que la piel sea vea más radiante y el cabello más saludable por el hecho de aumentar el flujo sanguíneo.

10

Facilitan los tratamientos contra el cáncer. Los masajes son particularmente útiles para las personas que deben tratarse enfermedades serias como el cáncer, ya que varios estudios han demostrado que alivian la fatiga, el dolor, la ansiedad, la depresión y las náuseas.

Si te falta el tiempo, y te encantan los masajes el FITROLL , es la solución perfecta para ti !

Fuente: Belleza UNcomo

10 consejos para elegir los mejores regalos en esta Navidad

Los regalos ayudan a definir los vínculos y fortalecen los lazos con familiares y amigos. Por esto te recomendamos tener en cuenta estos consejos.

El acto de regalar ha sido motivo de estudios sobre la conducta humana por parte de los especialistas de diversas áreas: ayuda a definir los vínculos y fortalece los lazos con familiares y amigos. Por esto a la hora de elegir un regalo debemos poner atención a los siguientes puntos:

1- A la hora de regalar nos tenemos que hacer las preguntas básicas: ¿Qué regalar? ¿A quién va destinado el regalo? ¿Cuándo se debe hacer un regalo? y ¿Cómo debemos hacer ese regalo? Hay que tener en cuenta que contestando estas simples preguntas podremos causar el efecto deseado con nuestro obsequio.

2- Para personalizar el regalo, siéntate y haz una lista de los intereses y gustos de la persona. Trata de escribir bastantes artículos o experiencias que te haya contado que le gustan o que se sepas que disfruta.

3- Descarta los regalos personales para personas que no son tan cercanas. No falla, en el intercambio navideño de la oficina te toca alguien y tienes que preguntarle a tu colega de a lado quién es. O, en el de casa, esa prima lejana que nunca habías visto pero que invitaron este año a la fiesta. En estos casos los regalos más adecuados son chocolates, café o té  especiales, una ida al cine o una suscripción a Netflix (a pocas personas a quienes no les gusta ir al cine o ver la tele), una gift card para una salón de belleza (en el caso que sea mujer), etc.

4- En el caso que quieras sorprender a esa persona que no es tan cercana, podemos tratar de averiguar, por medio de gente cercana a esa persona (familiares, amigos, compañeros de trabajo etc.) sus gustos y aficiones.

5– Para un niño. Al escoger el regalo debe evitar objetos ruidosos que puedan provocar regaños y perturbar la paz del hogar, objetos que puedan estorbar en un departamento pequeño, o juguetes que ensucien y por tanto ocasionen trastorno a los padres del niño. Tampoco deben seleccionarse juguetes que puedan resultar peligrosos. Para ésto debemos tomar en consideración la edad del niño y asegurarnos de que el juguete sea apropiado para su edad.

Los principales errores que cometemos a la hora de elegir juguetes:

  • Regalar demasiados juguetes.
  • Adquirir muchos juguetes no relacionados entre sí.
  • Regalar juguetes no adecuados a la edad del niño.
  • Regalar videojuegos antes de los 8-9 años.
  • Regalar teléfonos móviles antes de los 11-12 años.
  • Televisión y ordenador para su habitación: la TV y el ordenador se deben compartir en familia, ya que los contenidos han de ser controlados por los padres.
  • Juegos, juguetes o videojuegos violentos.
  • Comprar juguetes muy caros (además de no estar educando correctamente a nuestros hijos probablemente después les prohibamos utilizarlos o limitemos su uso para que no los rompan).
  • Elegir juguetes sofisticados que suelen resultar atractivos para los adultos pero que no son útiles para los niños ya que limitan su imaginación y les incitan a la contemplación y a la pasividad.
  • Fomentar roles sexistas en niños y niñas: tanto unas como otros deben jugar con todo tipo de juegos y juguetes… No hay juegos de niñas y de niños.

    Éstos son los puntos claves y trucos que hay que tener en cuenta:

  • adelantar las compras
  • Antes de comprar un juguete, comparad precios en distintos establecimientos, e-commerce
  • Juguetes seguros. El embalaje o caja debe llevar la etiqueta CE
  • Juguetes de calidad
  • Adquirir juguetes adecuados a la edad del niño
  • Ni demasiados juguetes, ni demasiado caros(Debemos enseñar a los niños que valemos por lo que somos, no por lo que tenemos)
  • Evita tirar el dinero a la basura. Valora la vida que tendrá del juguete una vez salga de su envoltorio en la mañana de Reyes
  • Lo que los padres desean, no es lo que desean sus hijos(resulta útil supervisar y asesorar les a la hora de escribir la carta a Papá Noel o a los Reyes Magos)
  • Juguetes educativos: sí, pero también divertidos
  • Juguetes no demasiado complicados (si el peque se siente sobrepasado por determinado juego, se sentirá frustrado y nunca más volverá a querer jugar con él)

6– Para adolescentes. Si eres una persona cercana entonces probablemente ya sepas qué deportes o pasatiempos le gusten. Si practica un deporte, un nuevo equipo, una pieza firmada por una celebridad o unas entradas a un juego, son regalos perfectos. Si está interesado en el arte o en la música, entonces unos implementos de arte o un equipo de música pueden ser buenas ideas. Hacer una actividad juntos también es un buen regalo, debido a que implica pasar tiempo con el niño. Puede ser una salida a comer a su restaurante favorito, un parque de diversiones, hacer escalada, etc.

7– Reduce tus ideas de regalos potenciales a tres. Si tienes demasiadas ideas, debes reducir tu selección. Piensa en qué es lo que más apreciaría la persona, qué es lo que más usaría y qué se ajusta a tu presupuesto.

8– Un simple detalle se ve realzado por un bonito envoltorio, adornado con gusto y elegancia. No debemos olvidar que el envoltorio es el “vestido” del regalo. Nunca se le ocurra entregar un regalo sin envolver. Es una muestra del poco interés que se tiene por el regalo y por la persona destinataria del mismo.

9- Si vas a  a alguien que compre un regalo por ti, asegúrate de saber qué es. Es muy descortés no saber lo que se envía (y peligroso pues cuando hablemos de ello con la persona destinataria, puede que no sepamos de lo que nos están hablando).

10- Incluye una tarjeta en el regalo. Muchas veces este detalle se valora más que el mismo regalo. Te recomendamos utilizar una tarjeta que exprese lo que sientes por esa persona.

 

Fuente: Una mamá novata y Guíoteca por Paz González

8 Hábitos diarios de las personas más felices, según la ciencia

1. Pasan poco tiempo en las redes sociales
Se han realizado investigaciones sobre cómo afecta a las personas el uso intenso de las redes sociales. Los resultados asocian está práctica a nieles más bajos de bienestar psicológico y emocional.

2. No revisan fotos y actualizaciones sobre su pareja
“En los días en que la gente se sentía más insegura acerca de los sentimientos de su pareja por ellos, publicaron más sobre sus relaciones en Facebook de lo habitual”, aseguran los autores de una reciente investigación.

3. Tienen sueño de buena calidad
Mejorar la calidad y cantidad de sueño es importante para sentirnos felices, según una investigación de la Universidad de Warwick. Los investigadores recomiendan dormir al menos siete horas por noche.

4. No dicen mentiras
Un investigador de la Universidad de Notre Dame encontró que cuando la gente redujo el número de mentiras que dijeron durante más de 10 semanas, sintieron una mejoría en su salud física y mental.

5. Comparten su tiempo y su dinero
Los estadounidenses que se definen como muy felices ayudan a otros más de 5 horas al mes, en comparación con aquellos que se describen como infelices y lo hacen menos de 1 hora al mes.

6. Realizan ejercicio físico
Los investigadores de la Universidad de Cambridge han encontrado relación entre el movimiento y la felicidad. Los participantes del estudio tendían a calificarse a sí mismos como más felices si habían estado realizando actividad física.

7. Ganan suficiente dinero
El bienestar que sentimos aumenta con los ingresos, pero sólo hasta $ 75,000, según los investigadores de Princeton. A partir de esta cantidad, hacer más dinero no genera sensación de mayor felicidad.

8. Viven el momento
Es difícil ser feliz cuando se está pensando sobre el pasado o preocupándose por el futuro. De hecho, las personas más felices se centran en disfrutar el momento presente. Así lo asegura el investigador de la felicidad Matt Killingsworth que desarrolló una aplicación para iPhone en la que se informa de los sentimientos en tiempo real.

 

Fuente: FORBES por: Soraya Egea

Higiene íntima masculina y femenina ¿Cuáles son las medidas que hay que tener en cuenta en su higiene?

Ducharse es una rutina diaria para la mayoría de las personas y no tiene mayor secreto. Sin embargo, la higiene genital precisa de unos cuidados específicos para mantener en óptimas condiciones de salud esta zona del cuerpo, a la que no siempre se le presta la atención necesaria. ¿Cómo se realiza una buena higiene de los genitales? ¿Cuáles son las medidas que hay que tener en cuenta? ¿Qué aporta la utilización de productos específicos, como los geles o jabones con pH neutro? En este artículo se da respuesta a estas y otras cuestiones en torno a la higiene genital masculina y femenina.

Higiene genital masculina y femenina

Los genitales masculinos y femeninos deben enjabonarse y lavarse a diario, aunque es preciso saber cómo hacerlo de manera correcta.

La ducha diaria forma parte de la higiene de muchas personas. Ya sea para despejarse por la mañana, para relajarse después de una jornada dura, después de practicar actividad física o solo para mitigar el calor en la época en que las temperaturas aprietan, se ha convertido en una rutina. Sin embargo, las voces expertas recomiendan no excederse en su frecuencia ni tampoco en el uso de productos químicos, ya que tanto el exceso de agua como de jabones puede alterar el manto lipídico de la piel, que le confiere protección.

Pero, ¿qué sucede con los genitales? ¿Cuáles son las medidas que hay que tener en cuenta en su higiene?Los genitales, tanto los masculinos como los femeninos, son zonas del cuerpo a las que hay que dedicar una atención especial. Junto con los pies y las axilas, los genitales son partes que deberían ser enjabonados a diario, igual que sucede con las manos, cuya frecuencia debería ser muy superior, para evitar la transmisión de gérmenes

Sin embargo, la higiene íntima no hay que hacerla de cualquier manera.

La higiene íntima femenina tiene una norma de oro que es trasladable a cada vez que se va al baño: los movimientos de limpieza siempre deben ser de delante hacia atrás. Esta acción es fundamental para evitar pasar los gérmenes del área anal a la vaginal, que podrían provocar infecciones. De igual manera se debe proceder en el secado, con una toalla distinta a la del resto del cuerpo, utilizando distintas partes de la toalla, si se realiza de forma repetida, y ser muy minuciosa en el secado de los pliegues.

La frecuencia depende de la actividad física de cada día y de si se tienen pérdidas de orina, pero con la ducha de la mañana sería suficiente. Eso sí, «es preciso usar productos con pH adecuado a cada etapa de la vida de la mujer», puntualiza Gema García Gálvez, ginecóloga y responsable de la Unidad de Suelo Pélvico del Hospital Quirón de Madrid.

Durante la menstruación, no hay por qué lavarse con más frecuencia. La especialista recomienda, si se opta por emplear productos más saludables para la higiene en estos días, el uso de la copa menstrual y jabones con pH menos ácido.

Al adquirir productos para la higiene íntima se debe tener en cuenta que sean respetuosos con el pH vaginal, «que aporten hidratación sobre todo en la etapa de la postmenopausia, y si se tiene tendencia a molestias genitales, buscar productos con componentes como bardana, camomila o aloe, ideales para piel y mucosas sensibles. Por supuesto, para una tolerancia óptima, lo idóneo es que no contenga parabenos, colorantes, etc.», señala. De hecho, la vulva no deja de ser piel y para su higiene valen los geles de baño corporales. Sin embargo, la vagina tiene un ecosistema muy especial y a la flora vaginal hay que cuidarla porque su desprotección puede conllevar molestias y flujo desagradable.

A partir de la perimenopausia la experta aconseja usar productos de higiene íntima con pH más básico; cremas, comprimidos o el anillo con estrógenos, según indicación del ginecólogo; y, en caso de pérdidas de orina, absorbentes hipoalergénicos que garanticen una absorción adecuada.

En cuanto a las toallitas diseñadas para la higiene genital femenina (como las enriquecidas con ácido L-láctico biológico, que preservan la microflora vaginal), esta especialista las recomienda (mientras que no contengan excipientes alergénicos o que resequen la piel de la vulva) como opción para viajes y situaciones especiales (campamentos, excursiones, etc.). De igual manera sucede con los desodorantes íntimos que estuvieron muy de moda hace unos años. ¿Hacen falta? «Pues la verdad, no veo la necesidad de su uso, una higiene adecuada es suficiente, si acaso productos hidratantes en situaciones de sequedad vulvovaginal y ropa interior de algodón», aclara.

Con todo, la higiene genital femenina peca, a menudo, de ser excesiva. La mayoría de las veces se debe a falsos mitos culturales que esgrimen que el flujo huele mal (que no es cierto, a no ser que haya una infección) o que está «mal» tener secreciones. Por este último motivo muchas mujeres se realizan las nocivas duchas vaginales. Sin embargo, los especialistas no las recomiendan, a no ser bajo prescripción, ya que eliminan la flora vaginal protectora y pueden hacer que se sea más susceptible a las infecciones y propagar las existentes a los órganos de la pelvis.

Higiene íntima masculina

De igual manera que las mujeres, los hombres deben lavarse los genitales cada día. Detrás del borde del glande y bajo el prepucio, hay unas glándulas que secretan una sustancia viscosa denominada el esmegma, que se acumula en el surco balanoprepucial, sobre todo en aquellos varones no circuncidados. Esto exige una extremada higiene ya que, además de producir un fuerte olor, puede ser el origen de irritaciones y de infecciones por hongos y bacterias.

Por este motivo, cada día durante la ducha y siempre después de mantener relaciones sexuales, hay que retirar el prepucio completamente hacia atrás y limpiar con minuciosidad el glande con agua y jabón para dejarlo libre de secreciones. También hay que lavar bien, con agua y jabón, el resto del pene y los testículos. Una vez bien aclarados, se debe proseguir con un secado escrupuloso, con una toalla distinta a la del resto del cuerpo. Hay que prestarle mucha atención a las zonas inguinales, ya que un exceso de humedad o sudor son el ambiente idóneo para la proliferación de hongos y bacterias.

Y si para la higiene íntima femenina hay disponibles multitud de productos, para ellos también. En el mercado pueden encontrarse geles, jabones o toallitas de diferentes marcas. Los productos diseñados para la higiene íntima masculina, además de llevar sustancias con capacidad limpiadora (detergente), se publicitan con capacidad antisépticahidratantedesodorante e, incluso, antioxidante, según el caso. Hay que tener en cuenta que para una piel masculina sin problemas de sensibilidad u otras alteraciones que precisen de un tratamiento específico, estos productos cosméticos alivian síntomas como exceso de sudoración o prurito, pero si se trata de un problema que se dilata en el tiempo o se agudiza, lo mejor es consultar con un dermatólogo por si es necesario un tratamiento concreto.

Higiene íntima y autoexamen masculino

Es aconsejable examinarse los testículos cuando se realiza la higiene: el cáncer de testículos, el más común entre hombres jóvenes, tiene un índice de recuperación del 90% si se detecta a tiempo.

El mejor momento para examinar los testículos es después del baño o de la ducha, ya que la piel del escroto está más suelta.

Se realiza enrollando cada testículo entre el pulgar y los dedos, moviendo la piel con suavidad y palpando toda la superficie en busca de cambios de textura, tacto, tamaño y peso.

Es posible que el epidídimo (una masa muy rizada de tubos que almacenan el esperma al final del testículo) se note más duro al tocarlo: no debe confundirse con un tumor.

Algunos consejos útiles

– Se recomienda el uso de ropa interior de algodón, o con cubierta de algodón en la zona de los genitales y no usar todos los días tangas.

– Evitar el uso de ropa muy ajustada que hace sudar mucho más los genitales femeninos.

– Cambiar de ropa interior cuando esté húmeda.

– Cuando el olor de la vagina es fétido, fuerte y molesto, indica una infección vaginal, de transmisión sexual o de vías urinarias.

– No se deben realizar duchas vaginales ya que puede dañar el pH y con ello favorecer infecciones.

– No es recomendable la depilación láser porque altera el medio ambiente natural de los genitales.

– Los tampones deben utilizados cuando sea muy necesario y no de forma permanente, ya que impide la salida de flujo y bacterias. Los tampones acumulan sangre que es, en la menstruación, un desecho del cuerpo.

– Cambiar de toallita sanitaria frecuentemente y usar de preferencia las que no contienen perfumes.

-Si prefieres cuidados ecológicos y naturales, FITROLL te aconseja el uso de piedra de alumbre. La encontraras en cualquier supermercado, farmacia o herboristería.

Fuente: Salud kioskea y Erosky Consumer por MONTSE ARBOIX

Movimiento antivacunas

El movimiento antivacunas es una corriente que, para desgracia de muchos pediatras y organismos internacionales está a la orden del día en países europeos como Italia o Francia, donde epidemias de enfermedades como el sarampión han vuelto a poner a las autoridades en jaque

¿Qué está pasando con el sarampión en Europa?

En estos días hemos visto en diferentes blogs y medios de comunicación la noticia del alarmante aumento de los casos de sarampión en Italia, la mayor parte de ellos en personas no vacunadas. Concretamente, en Italia se han informado 2719 casos de esta enfermedad prevenible hasta el 28 de Mayo; de estos el 89 % de los casos han ocurrido en pacientes no vacunados, y un 6 % más en personas que solo habían recibido una dosis de la vacuna (se recomiendan dos). Solo en la segunda quincena del mes de mayo se han recogido 324 casos nuevos. Lo más grave es que un 30 % de los casos han sufrido alguna complicación y cuatro de cada 10 han necesitado hospitalización. En otros países como Rumanía, desde Febrero de 2016 llevan más de 3000 casos nuevos con 17 muertes atribuibles a la enfermedad.

El sarampión es una enfermedad vírica muy contagiosa que se transmite de persona a persona a través de las pequeñas gotas de las secreciones respiratorias. Sus síntomas son la fiebre elevada, tos irritativa, ojos rojos y una erupción cutánea característica.

Existe una creencia bastante extendida de que es una enfermedad benigna, pero no es así; presenta complicaciones con mucha frecuencia como otitis, neumonía, o la más grave, encefalitis por sarampión, que se da en uno de cada 1000 pacientes y puede causar secuelas muy graves.

Otra complicación grave es la llamada panencefalitis esclerosante subaguda que se da en uno de cada 100.000 pacientes; es un trastorno cerebral progresivo y mortal que aparece muchos años después de la infección por el virus.

¿Cómo se puede prevenir?

Como vemos, es una infección que no tiene nada de benigna y para la que contamos con un instrumento de prevención altamente eficaz y seguro, la VACUNACIÓN.

La vacuna se comercializa en una forma combinada con las de rubeola y parotiditis. Es una vacuna incluida en los calendarios de vacunación de todas las Comunidades Autónomas en España. Y desde la Asociación Española de Pediatría se recomienda la administración de dos dosis, una a los 12 meses y otra de recuerdo entre los 2 y los 4 años de vida.

Es una vacuna de virus vivos atenuados que ha demostrado una alta eficacia con reacciones adversas poco frecuentes y leves, siendo la más frecuente la fiebre que puede aparecer entre 5 y 15 días después de la vacunación.

La eficacia está plenamente demostrada; desde que se introdujo la vacunación, los casos de la enfermedad en el mundo han disminuido en un 95-99%, y en el periodo 2000 a 2012 los casos han disminuido en un 77 % y la letalidad en un 78 %.

Y todo esto con un dato a añadir; al ser una enfermedad que solo se transmite de persona a persona y tener una vacuna con una eficacia muy elevada, sería una enfermedad que es posible erradicar, como se consiguió con la viruela, oficialmente erradicada desde 1980.

¿Por qué siguen apareciendo casos?

La causa principal, sin lugar a dudas, es la existencia de bolsas de población que bien porque no tienen acceso a la vacuna o, lo que es mucho más desalentador, porque no quieren, no se vacunan.

La cada vez más extendida moda de no vacunar, por razones que van en contra de todo lo que la ciencia nos afirma, es la causa principal del repunte del sarampión en el mundo desarrollado.

Existen muchas razones pseudocientíficas que esgrimen estos grupos. Aquí me voy a centrar solo en una, la inexistente relación entre vacunas y autismo.

Este bulo proviene de un artículo publicado en la prestigiosa revista The Lancet en 1998. En este artículo, Andrew Wakefield, afirmaba haber encontrado relación entre una forma de enfermedad intestinal, el autismo y la vacuna triple vírica (sarampión, rubeola y parotiditis). El artículo causó gran alarma social y encontró eco en numerosos medios de comunicación.

Sin embargo, investigaciones posteriores demostraron que este artículo era un fraude. El estudio, realizado solo con 12 niños, se había hecho sin la preceptiva autorización del comité de ética del hospital, los padres de los niños habían sido reclutados por un abogado que preparaba una demanda contra los fabricantes de la vacuna y el propio Dr. Wakefield se había embolsado una cifra nada despreciable de libras por este trabajo. También se mostró que existían discrepancias entre los datos publicados en el estudio de Wakefield y los datos registrados en las historias clínicas del hospital, y que se había sometido a los niños a procedimientos inaceptables desde el punto de vista ético.

Todo esto hizo que, ante la abrumadora evidencia de fraude, «The Lancet», retirara este artículo, publicando esta rectificación:

«Queremos dejar claro que en este artículo no se estableció una relación causal entre la vacuna y el autismo, siendo los datos insuficientes. Sin embargo, la posibilidad de ese vínculo se esparció, y los eventos consecuentes han tenido importantes repercusiones en la salud pública. En vista de esto, consideramos que este es el momento apropiado para retirar formalmente la interpretación dada a estas conclusiones en el documento, de acuerdo con los precedentes”.

Además, el Consejo general de Médicos del Reino Unido, retiró la licencia de Wakefield para ejercer la profesión.

La consecuencia positiva es que la vacuna triple vírica es una de las más estudiadas, sin encontrar nunca ningún atisbo de que pueda causar efectos secundarios graves. Como muestra, valga este artículo publicado por “The Journal of The American Medical Association” con una muestra de más de 95000 niños en el que se descarta cualquier asociación con el autismo; sus conclusiones, traducidas, son estas:

“En esta gran muestra de niños con seguro privado y hermanos mayores, la administración de la vacuna triple vírica, no se asoció con un mayor riesgo de Trastorno del Espectro Autista (TEA), independientemente de si los hermanos mayores tenían TEA. Estos hallazgos indican que no hay asociación perjudicial entre la administración de la vacuna Triple Vírica y el TEA, incluso entre los niños que ya tienen un mayor riesgo de padecer TEA.”

Fuente: El País

¿Quieres perder peso? Éste es otro mito nutricional que debes desterrar para siempre.

«Si aún piensas que, por ejemplo, un refresco ‘light’ es mejor opción que un puñado de nueces a la hora de cuidar tu figura… ¡necesitas seguir leyendo este artículo!

Pero, ¿cómo voy incluir los frutos secos en mi dieta?… ¡ si son una bomba calórica !.

Aunque suene a cliché obsoleto, lo cierto es que, hoy por hoy, no resulta difícil seguir escuchando esta clase de afirmaciones entre quienes desean llevarse bien con la báscula. Una percepción que, desde luego, no puede resultar más equivocada.

Y es que, dichos alimentos, no solo son unos grandísimos aliados de nuestra salud, sino también de la línea. “A pesar de su contenido calórico, cuentan con un magnífico perfil nutricional y, además, son muy saciantes, de modo que nos ayudan a controlar el peso. Los estudios de los últimos años confirman que su inclusión en la dieta no está asociada al aumento de peso”. Así nos lo explica en una entrevista concedida a Hola.com la nutricionista Carol Berg, directora de investigación de ‘California Walnut Commission’ (o lo que es lo mismo, la ‘Comisión de nueces de California’, para quien coordina proyectos nacionales e internacionales).

Y, aunque el lector más suspicaz pueda quizá pensar que en esta tesis confluye algún ‘conflicto de interés’, ¡nada más lejos de la realidad! Lo cierto es que las bondades de estos alimentos en relación a la salud -especialmente cardiovascular- y al sobrepeso, están demostradas científicamente a partir de rigurosos estudios (quizás el conocido Estudio Predimed fue uno de los que mayor repercusión alcanzó en su día, aunque las investigaciones al respecto, como decimos, son numerosas y avaladas por la comunidad científica a nivel internacional).

En España, por ejemplo, son muchos los nutricionistas (independientes y poco sospechosos de parcialidad) que, en diversas ocasiones, se han referido también a las grandes propiedades de nueces, avellanas, almendras, etc, a la hora de planificar menús sanos y ‘amigos’ de la figura.

“Los frutos secos no engordan”, aseguraba, por ejemplo, categórico, el reputado nutricionista Julio Basulto en una de sus intervenciones en el programa de Radio Nacional en el que colabora habitualmente (donde explicaba de forma muy pedagógica por qué es una gran idea incluirlos en nuestra alimentación).

“Si de mí dependiera haría un especial hincapié en fomentar el consumo de aquellos grupos más ‘penalizados’ en el actual patrón de consumo -legumbres, huevos, semillas y frutos secos-, al tiempo que desplazaría el uso de los productos cárnicos en general”, escribía en un post de su blog el nutricionista Juan Revenga (otra voz autorizada en el mundo de la nutrición en España).

Por su parte, Aitor Sánchez (autor del exitoso blog -y posterior libro- ‘Mi dieta cojea’) también se ha referido en muchas ocasiones a las propiedades saludables del fruto seco: “El 80% de las ingestas de media mañana, media tarde o del desayuno son insanas. Hacemos hincapié en las cinco comidas al día pero no en el ‘qué’ deben incluir. Ya se podría haber dicho: ‘A media mañana, si te entra hambre, ¡cómete unas nueces!”, aseguraba Sánchez en una entrevista.

Lucía Martínez, nutricionista y autora del también popular sitio web ‘Dime qué comes’, lo tiene igualmente claro: “Hay alimentos muy calóricos que son, a su vez, muy saludables y de ningún modo deberíamos apartar de nuestra dieta juzgándolos exclusivamente por su valor calórico. Hablo de productos como los frutos secos, el aguacate o el aceite de oliva”, escribía en uno de sus posts.

Pero, si lo inteligente es elegir los alimentos por su calidad nutricional y no por su valor calórico, ¿por qué hoy por hoy todavía hay quien contempla como mejor opción, por ejemplo, un refresco light frente a un puñado de nueces a la hora de controlar el peso?

“Ésta es una pregunta interesante”, nos contaba Carol Berg. “Hoy en día existen muchos ‘expertos nutricionistas’ que, quizás no tienen la formación adecuada, pero han leído algo, un amigo les ha contado algo… y esto, de pronto, les hace convertirse en supuestos expertos en la materia. De esta forma, el público no siempre lo tiene fácil para distinguir lo que es creíble (información basada en la ciencia) de lo que no lo es. Algo especialmente peligroso en la actualidad; el tipo de sociedad en que vivimos nos hace querer todo ‘para ya’. Mucha gente quiere perder 4 kilos en tres días, en lugar de invertir uno o dos meses para hacerlo de manera apropiada. Creo que ahí está la clave: en conseguir que la información que recibe el ciudadano sea la adecuada y basada en la ciencia, sin caer en el sensacionalismo de un estudio aislado o la opinión de alguien no acreditado”, explica la nutricionista americana.

“No obstante -continúa- yo creo que poco a poco la gente sí está entendiendo que hay distintos tipos de grasas. Las nueces, por ejemplo, cuentan en su composición con un alto porcentaje de ácidos grasos Omega 3 que son realmente saludables. No son unas grasas de las que la gente debería huir, sino todo lo contrario: deberían tratar de introducirlas en su dieta”.

A propósito de esta recomendación, pedimos a Berg que nos dé algún tip práctico de cocina. Sabemos que las nueces, al natural y en raciones de unos 30 gramos, pueden ser un perfecto snack entre comidas, y que funcionan muy bien como ingrediente para ensaladas, pero… ¿alguna otra idea? “¡Hay muchas posibilidades!”, exclama. “Por ejemplo, puedes sustituir el pan rallado con el que rebozas alimentos con nueces picaditas; puedes también emplearlas en lugar de los clásicos croutons; otra opción que me gusta mucho es eliminar la carne de los tacos mexicanos y, en su lugar, hacer un relleno de coliflor, tomate y nueces picadas… Son pequeños cambios, pero que marcan la diferencia”, explica la nutricionista, invitándonos a ser creativos en la cocina».

 

Recomienda: www.fitroll.es

Fuente: Revista Hola

El colágeno del cuerpo también se acaba

Esta proteína es una de las de mayor presencia en el cuerpo, pero con los años se deteriora. Las proteínas nos aportan con su digestión los aminoácidos que luego la sangre va ofreciendo a los distintos tejidos del cuerpo para formarlos primero y luego ir reparando su desgaste.

¿Qué es el colágeno?

El colágeno es la proteína más importante en nuestro organismo, ya que representa más de una cuarta parte de nuestra proteína.

Es el mayor componente de nuestros huesos y nuestra piel, pero también está en las articulaciones, músculos, tendones, dentina, córnea, pelo, etc. Es decir, que está repartido por todo nuestro cuerpo.

El colágeno es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo porque está presente en forma de fibras flexibles y muy resistentes (fibras colágenas) que se compactan y se estiran y que varían su diámetro según el tejido del que forman parte.

La función principal del colágeno es la de aportar una gran resistencia y flexibilidad que nos permite movernos y estar de pie, así como tener un buen aspecto.

Al conocer la función del colágeno en nuestro organismo podemos deducir la importancia de mantener unos buenos niveles de esta proteína para tener una buena calidad de vida y prevenir problemas de salud.

Nuestro cuerpo produce colágeno de manera natural. Sin embargo, a partir de los 30 o 40 años se va perdiendo la capacidad de generarlo manera gradual, lo cual empezará a provocar los siguientes síntomas relacionados con el envejecimiento, tanto a nivel de salud como estético.

La deficiencia de colágeno está relacionada con los problemas articulares, la osteoporosis, la aparición de arrugas o algunos problemas dentales.

El colágeno en hombres y mujeres

Aunque tanto los hombres como las mujeres sufren la pérdida progresiva de la capacidad de generar colágeno, ellas son las que lo suelen sufrir con anterioridad y de forma más repentina debido a los cambios hormonales.

Por este motivo es más habitual que las mujeres sufran antes problemas de densidad ósea y en las articulaciones.

Sin embargo, hay una excepción con las personas que realizan mucho deporte, que también son proclives a padecer problemas articulares antes por el desgaste de fibras de colágeno que provoca el movimiento continuado.

La artrosis

Una de las enfermedades más habituales por desgaste del cartílago (y colágeno) que, en este caso, es el que recubre los huesos de la articulación como si fuera una almohadilla, es la artrosis.

Esta degeneración del colágeno del cartílago hace que estos huesos no queden protegidos y rocen de manera continuada, lo cual provoca inflamación y dolor.

Hay factores que influyen en esta pérdida del cartílago, como el exceso de ejercicio, el sedentarismo o la edad. Sin embargo, si añadimos colágenos a nuestra dieta podremos retrasar este problema que puede llegar a causar mucho dolor.

El reumatólogo es el especialista que se va a encargar de diagnosticar y elaborar un tratamiento en caso de que padezcamos artrosis, una enfermedad que es una causa habitual en las bajas por incapacidad laboral y que empeora mucho la calidad de vida de las personas que la sufren.

La osteoporosis

unque solemos relacionar la osteoporosis con la falta de calcio, el colágeno desempeña también un papel fundamental en la densidad ósea, ya que forma parte de la estructura en la que se fija este mineral.

Por este motivo, cuando el colágeno se degrada, el hueso se vuelve cada vez más frágil, lo cual lo expone muy fácilmente a cualquier tipo de fractura o lesión.

Esta enfermedad no suele presentar síntomas hasta que sufrimos una fractura o bien nos realizamos el examen pertinente por cualquier motivo. Esto confirma la necesidad de prevenirla incluyendo el colágeno en nuestra alimentación o como suplemento a partir de la treintena.

La menopausia es un momento clave en esta enfermedad. No obstante, hay otros factores que también pueden ser decisivos, como la alimentación, en especial cuando es pobre en nutrientes, la falta de ejercicio o el consumo de algunos medicamentos.

Colágeno como suplemento

Deben ser 10 gramos diarios de colágeno asimilable. El más conocido es el colágeno hidrolizado, un nutriente soluble que podemos mezclar con los alimentos para ingerirlo.

Los suplementos de colágeno natural, que podemos comprar en herbolarios, dietéticas y farmacias, pueden estar elaborados a partir de dos fuentes diferentes:

  • Colágeno de origen animal: procedente del pollo, la vaca o el cerdo.
  • Colágeno de origen marino: derivado de pescado y algas. Es bastante conocido el cartílago de tiburón.

En muchos casos, el suplemento de colágeno suele ir acompañado de otros nutrientes para mejorar su asimilación.

Colágeno en la alimentación

También podemos incorporar el colágeno a nuestra alimentación de manera natural. Para ello debemos recuperar las recetas a base de pieles y huesos animales para elaborar caldos.

Sin embargo, siempre que podamos, recomendamos elegir ingredientes de origen ecológico, para evitar las hormonas y otras sustancias que pueden ser perjudiciales para la salud si abusamos de la proteína animal.

Para conseguirlo podemos acudir a una carnicería de confianza y pedir huesos de animales que hayan sido alimentados de manera natural, criados en libertad. En el caso del pescado, elegiremos el de origen salvaje.

Estos caldos requieren tiempo de cocción largos para poder extraer el colágeno de los alimentos, pero tienen la ventaja de que nos permiten hacer una receta económica en la que se aprovecha el alimento al máximo.

También podemos consumir gelatinas, ricas en colágeno. No obstante, deberíamos evitar las que contienen azúcar blanco y saborizantes artificiales o bien elaborarlas nosotros mismos con placas de gelatina neutra.

También es importante destacar los alimentos que, de manera directa o indirecta, estimulan y mejoran la producción de colágeno:

  • Alimentos ricos en vitamina C: Verduras de hoja verde, los cítricos (y sus peladuras, si son ecológicos), el pimiento rojo, los frutos rojos, etc.
  • Alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3: Pescado azul, nueces, yema de huevo, aceite de oliva y de lino, aguacate, etc.
  • Alimentos ricos en azufre: Cebolla, aceitunas, apio, pepino.
  • El té verde: Esta bebida medicinal y milagrosa tiene la capacidad de estimular la producción de colágeno y de elastina.

    Cordero, cerdo, Salmón, trucha, atún, huevo: Todos estos alimentos que contienen colágeno tienen la peculiaridad de, que al consumirse frescos en una preparación casera, liberarán una textura gelatinosa, eso es colágeno puro. En especial la pata de cerdo es cartilaginosa y fácil de digerir,  es buen ejemplo para aquellos que necesitan aumentar rápidamente sus niveles de colágeno. Por otra parte, todos los pescados mencionados, contienen además omegas, ácidos grasos, que promueven la producción de colágeno en el organismo.

    Hay personas con problemas a las que se ha recomendado tomar cartílago de tiburón o colágeno marino. Es correcto y aunque no es una tomadura de pelo, sí es una “tomadura de bolsillo”.

    ¿Por qué? Porque cuando a usted le ofrecen ese producto, nunca sabrá si es tiburón, merluza, o espinas, escamas y piel de pescado, o de especies de bajo valor económico (morralla) y se lo cobran como si fuera tiburón en el caso del “cartílago de tiburón”.

    Tengan en cuenta que todos los colágenos son prácticamente iguales; por eso se pueden inyectar en los labios sin que haya rechazo y, además, el colágeno es una proteína que fabrican los fibroblastos y los condrocitos y la sacan fuera de la célula. Es decir, es una secreción y, en consecuencia, esas fibras que están fuera de la célula NO tienen ADN del núcleo y por lo tanto no se puede identificar como perteneciente a tal o cual animal.

    Explicado sencillamente, cuando tomamos colágeno sea animal terrestre o marino, al ser la proteína solo, nuestro organismo no diferencia si ese colágeno es de origen animal marino o no y lo absorbe de igual forma cualquiera de los dos.

    Contraindicaciones del colágeno

    El consumo de colágeno hidrolizado no tiene contraindicaciones importantes, ya que es un producto natural que el cuerpo asimila con facilidad, siempre y cuando sea un colágeno de calidad garantizada y se tomen las dosis indicadas por el fabricante o el médico.

    No obstante, deberían evitar el consumo de colágeno las siguientes personas:

    • Si se padece una alergia a la proteína animal. Es importante averiguar siempre la fuente del colágeno.
    • Si se sufre fenilcetonuria hereditaria o intolerancia a la fenilalanina.

    Para aquellas personas que sigan dietas específicas, deben tener en cuenta que el colágeno es una fuente muy rica en proteína.

Terapia con luz roja para aumentar el colágeno

tratamientos con luz roja ayudan a combatir los efectos del paso del tiempo, ya que se produce la estimulación de las fibras de colágeno y elastina en las partes más profundas de la dermis, consiguiendo así aumentar la elasticidad y firmeza de la piel.

También se ha demostrado su efectividad para reducir:

  • Cortes
  • Heridas
  • Cicatrices
  • Efectos de la psoriasis
  • Manchas de la edad
  • Acné
  • Dolor en los huesos o articulaciones
  • Dolor muscular

La mayoría de los modelos de FITROLL, llevan incorporada la lámpara de luz infrarroja.

 

Ponerme en forma sin salir de casa, es posible ?

Muchos son los motivos por los que dejamos de ir al gimnasio: el precio, la falta de tiempo, el desplazamiento, la pereza… ¡Pero eso no quiere decir que no podamos estar en forma! ¿La solución?  ¡ Rutina !

Como cada inicio de año mucha gente se hace propósitos saludables. Antes era muy típico eso de: «este año me apunto al gimnasio». Pero lo cierto es que hay muchas alternativas para ponerse en forma sin ir al gimnasio. Solo tenemos que elegir la que más nos guste y ser constantes.

Cada vez se está desvinculando más eso de tener que ir al gimnasio para ponerse en forma. De hecho, los gimnasios se están reinventando para dar a los usuarios alternativas a lo típico de hacer una rutina estándar de pesas. Es posible ponerse en forma sin ir al gimnasio, te contamos algunas alternativas:

Ejercicio al aire libre

Lo más fácil, simple y barato para ponerse en forma. Ejercicios como correr, ciclismo o senderismo son una buena base para empezar a ponernos en forma. Eso sí, hay que dejarse de burradas y saber adaptar el tipo de deporte a nuestra condición física. Por ejemplo, si vamos a empezar a correr, no salir el primer día a hacer 10 kilómetros.

El problema de este tipo de deportes es que podemos perder la motivación por hacerlos con el paso de los días. Por eso es importante que intentemos salir en grupo a hacer estas actividades, apuntándonos a algún club, por ejemplo, y variar los entrenos, no hacer todos los días lo mismo.

Si vivimos en una gran ciudad y eso de «el aire libre» nos queda un poco lejos, siempre nos queda la opción de entrenar en los parques. Según las características del parque y el moviliario que tenga, podemos hacer muchas cosas.

Calistenia y ejercicios de autocarga

La calistenia ha sido y será en este 2017 una de las tendencias fitness del año. Hacer ejercicios solo con el propio peso de nuestro cuerpo sin nada más o utilizando barra fija, paralelas o elementos similares. Está claro que el nivel de Frank Medrano nos queda un poco lejos, pero empezando poco a poco y con los ejercicios adecuados se puede conseguir una mejora significativa de nuestra forma física.

Kettlebells o pesas rusas: otra forma de hacer pesas en casa

Personalmente me encantan las kettlebells, es una forma parecida de entrenar con las típicas mancuernas pero que ofrecen otro tipo de posibilidades y movimientos. Tener un par de kettlebells en casa nos puede dar mucho juego para hacer ejercicios de musculación.

Saltar a la comba: un ejercicio más completo de lo que pensamos

Algo tan simple como saltar a la comba se puede convertir en el perfecto aliado para ponernos en forma. Está claro que no desarrollaremos unos músculos de acero saltando a la comba, pero es un ejercicio metabólico muy exigente que nos servirá para quemar calorías y mejorar nuestro estado cardiovascular, además de coordinación y agilidad.

Rutinas HIIT: cortas pero intensas

Este tipo de rutinas de alta intensidad por intervalos son muy recomendables sobre todo para esos días en los que no tenemos tanto tiempo para entrenar. Hacer HIIT tiene muchos beneficios, aunque, eso sí, es un entrenamiento intenso y debemos de hacer un buen calentamiento antes de la rutina y ser conscientes de nuestras posibilidades a nivel físico para adaptar la intensidad de los ejercicios.

Tutoriales y rutinas de expertos en YouTube

Una de las cosas buenas que tienen las nuevas tecnologías es que la información llega a cualquier sitio del planeta. Antes era necesario ir al gimnasio para que un monitor nos enseñara cómo hacer los ejercicios o la rutina de entrenamiento. Hoy solo tenemos que acceder a YouTube al canal adecuado para poder entrenar en casa delante de una pantalla.

Aplicaciones móviles que te ayudarán a ponerte en forma

Y seguimos con la relación fitness-tecnología. En nuestra propia palma de la mano podemos tener, casi, a un entrenador personal que nos oriente sobre cómo ponernos en forma. Con la aplicación adecuada para nuestro smartphone podemos conseguir muchas cosas a nivel fitness y de salud.

Fuente: Vitonica

Si después de todo esto, no te has decidido, mira nuestro FITROLL HOME, contacta con nosotros y te explicamos :), como ponerse en forma y en tu casa con el fitness pasivo.

¿Qué temas preocupan más a los HOMBRES ?

Además de las cuestiones de la vida que nos afectan a todos por igual, hombres y mujeres tienen preocupaciones diferentes, a veces fruto de la presión social y otras de un exceso de autoexigencia. Veamos qué temas preocupan más a los hombres, en general, por su propia condición masculina.

Para hablar de las principales preocupaciones masculinas es necesario establecer rangos de edades. Las circunstancias son muy diferentes a los 20 que a los 60, por ejemplo. De manera general, se puede hablar de lo que inquieta a los hombres más jóvenes, de hasta 40 años, y los quebraderos de cabeza propios de los hombres más maduros.

Los hombres en la sociedad del siglo XXI

Los hombres jóvenes del siglo XXI se sienten presionados por la sociedad desde el punto de vista estético. Adaptarse a algunas modas (más atractivos con barba o sin barba), lucir un cuerpo atlético y, sobre todo, conservar el cabello le quita el sueño a más de uno.

Con el paso de los años algunos temores relativos a la sexualidad se van superando, aunque aparecen otros nuevos. La edad aumenta el riesgo de presentar el temido cáncer. Además de las implicaciones relativas a la salud, o si es necesaria una cirugía o sólo un seguimiento, con el tema de la próstata el varón se enfrenta a nuevos temores relacionados con su sexualidad, tanto en el sentido de si la vida sexual que llevan afecta a su próstata como a la inversa y una hiperplasia benigna puede empeorar su vida sexual.

A los varones jóvenes lo que les sigue preocupando más son las cuestiones referentes a su sexualidad. El tamaño del pene y el tiempo transcurrido desde que comienza el coito hasta que eyaculan suelen ser sus obsesiones, pues las asocian a su valía como amantes y al placer que pueden proporcionar a sus parejas. Por mucho que se repita que la vagina es flexible y el tamaño del miembro viril, hablando de dimensiones funcionales, tiene poca o nula importancia, muchos jóvenes no logran alejar de su cabeza el temor a no dar la talla por una cuestión de centímetros de más o de menos, cuando lo cierto es que solo se puede considerar micropene a aquellos que no superan los 7 centímetros.

Aunque más inquietante que el tamaño de pene ideal es el tema de la duración del coito perfecto y, sobre todo, saber cuándo un hombre sufre de eyaculación precoz. En este punto la información no es tan clara como con el tema de qué penes se consideran grandes, cuales pequeños y con qué dimensiones el coito puede ser dificultoso. Lo curioso es que los problemas psicológicos y el nerviosismo suelen ser la causa de las disfunciones eréctiles y la eyaculación precoz que tanto preocupa a los hombres de todas las edades, pero en especial a los más jóvenes.

Al igual que sucede con las mujeres, la sociedad por un lado y la propia biología por otro favorecen que una buena parte de un grupo de población, la población masculina adulta en este caso, se inquiete o llegue a sufrir síntomas de ansiedad por temor a no cumplir unas expectativas, o bien a desarrollar una enfermedad.

Fuente: Soria Noticias

 

Explota, explota el CORAZÓN DE LA MUJER (pero ella no lo sabe)

«Escoja un grupo de mujeres, da igual la edad, y cuestiónelas sobre el problema de salud que más les preocupa. Más aún, pregúnteles cuál es la enfermedad que más estragos causa al sexo femenino. Casi con toda seguridad, la respuesta unánime incluirá la palabra cáncer. Posiblemente “de mama” sean los siguientes dos términos de la respuesta. Ahora, pregúntele a quién realmente puede darle la respuesta. Sus siglas son INE y responden al Instituto Nacional de Estadística, el organismo que recopila todos los datos sobre la salud (y lo demás) de los españoles.

En 2015, último año del que existen datos disponibles, la principal causa de muerte entre las españolas fueron las enfermedades cerebrovasculares. De éstas, la más importante el infarto cerebral o ictus. La aparición o no de esta patología, directamente relacionada con nuestra salud cardiovascular y la circulación de la sangre, se puede prever según el Índice de Vida Saludable (IVS), el número mágico con el que definir nuestro estado de salud que obtenemos con facilidad con la herramienta digital Quiero cuidarme.

Pero es difícil tener interés en prevenir algo si no se sabe que es un enemigo del que cuidarse. Sí, a todos nos preocupa el peso y estar en forma pero, al fin y al cabo, el infarto es cosa de hombres. O eso es lo que cree la mayoría de las mujeres, según han demostrado distintos estudios.

Es fundamental que la mujer sea consciente de que las enfermedades cardiovasculares les afectan también a ellas y, de hecho, lo hacen más que a los varones. La tradicional idea de protección que impera en la sociedad se debe a la creencia, bien fundamentada, de que las hormonas femeninas son protectoras frente a este tipo de dolencias. ¿El problema? Los niveles de estas hormonas descienden totalmente en el momento en el que llega la menopausia.

La Fundación Española del Corazón, consciente del problema, inició hace unos años la campaña Mujeres por el corazón, adaptada de la americana puesta en marcha por la Federación Mundial del Corazón años antes. Porque que la mujer no sepa de su riesgo cardiovascular implica que fallezca más por esta causa, por una razón muy sencilla: no conoce sus síntomas, cuando estos aparecen no los achaca a su salud cardiovascular y, en consecuencia, tarda mucho o directamente pasa de acudir al médico.

Además, los síntomas de esta patología en la mujer son distintos que en el hombre. Todos tenemos la imagen en la cabeza del dolor en el pecho como indicador de problemas cardiacos y, aunque también lo es en la mujer, en ella es más frecuente que se acompañe de otros signos mucho menos conocidos, como dolor de espalda o de mandíbula, náuseas o vómitos.

Varios de los parámetros utilizados para calcular el IVS son indicadores directos de un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.  Así, los niveles altos de glucosa o colesterol, la alimentación no saludable y la falta de ejercicio físico son algunos de los factores de riesgo perfectamente establecidos por la ciencia.

Y, por desgracia, algunos de los hábitos de conducta más relacionados con esos hábitos han aumentado en las últimas décadas y lo han hecho especialmente en el sexo femenino. Es el caso del tabaquismo, que ha disminuido en los varones y ha crecido en las féminas. Este hecho está directamente relacionado con la mayor incidencia de enfermedad cardiovascular en la mujer.

El corazón de las mujeres es mucho más vulnerable de lo que se creía y la sociedad –ni por supuesto las propias interesadas– no es consciente de ello. A la hora de aumentar el IVS no sólo hay que pensar en sentirse bien en el momento, sino en mantener a los enemigos indeseables lo más lejos posible de casa.

Sin duda, puntuar en esos datos más relacionados con la salud del corazón es una buena herramienta para no contribuir a que aumente el porcentaje de muertes por patología cardiovascular. Ser conscientes de que el problema existe permitirá también a las mujeres acudir al médico pronto y formar parte del creciente porcentaje de pacientes de patología cardiovascular que viven para contarlo. Y si se cuidan, aún más.

Aún son menos del 30% las que aseguran seguir hábitos de vida saludable. Se nota quién pertenece a cada grupo: esas primeras, aún minoría, están mayoritariamente en peso normal, frente a las que prácticamente no se cuidan, que tienden más a la obesidad.

Pero el peso no es el único dato que sale beneficiado de la práctica regular de ejercicio. Las mujeres más deportistas demuestran también un mayor bienestar emocional, poniendo de manifiesto que la frase Mens sana in corpore sano tiene muy poco de leyenda urbana y mucho de evidencia científica detrás. Pero si bien no es algo nuevo que cuidarse es algo que repercute positivamente en la salud, el problema viene a la hora de ponerlo en práctica.»

Con Fitroll harás los ejercicios sin esfuerzo, mejorando tu riego cardiovascular y sin salir de casa !  

El modelo  HOME, se adapta perfectamente a tus necesidades.

Fuente:ABC España

 

 

LEPTINA, el secreto del adelgazamiento.

Debería ayudarte a controlar tu peso, pero puede convertirse en tu peor enemiga. Por suerte, hay formas de contraatacar:     el sueño, los alimentos naturales y la fibra son tus mejores aliados.

La llaman «hormona de la saciedad» y con razón. Producida por las células grasas, la leptina mantiene tu equilibrio de energía enviando mensajes al cerebro (en concreto, al hipotálamo) para que mantenga tu apetito y tu metabolismo controlados. Explicado de otro modo, la leptina comunica a tu cerebro que tu cuerpo tiene suficiente grasa almacenada, que no necesitas comer más y que puedes quemar calorías a un ritmo normal.

Hasta aquí, todo perfecto. Los problemas empiezan cuando empiezas a acumular grasa corporal y eso produce un exceso de leptina, en lo que se conoce como hiperleptinemia. ¿Por qué es un problema tener mucha leptina? ¿No habíamos quedado en que esa hormona ayuda a controlar el apetito y el metabolismo? Como explica el doctor Javier Salvador, director del departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universidad de Navarra, «cuando hay niveles excesivos de leptina, ocurre una especie de saturación que hace que el hipotálamo deje de responder a los mensajes de esa hormona. Es lo que llamamos resistencia a la leptina».

 Como el cerebro no responde a la leptina, deduce, equivocadamente, que necesitamos aumentar las reservas de energía -con lo que nuestro apetito se dispara-, da orden al organismo para que queme menos calorías en reposo «con lo que el metabolismo se ralentiza-, e incluso nos vuelve menos activos, con lo que quemamos menos calorías a través del movimiento. «Cuando en mi consulta veo la frustración de tantos pacientes obesos que no consiguen mantenerse fieles a la dieta, que tienen cada vez menos ganas de moverse y que siguen engordando, pienso en la resistencia a la leptina y en mecanismos biológicos asociados, como la resistencia a la insulina, que están actuando en su contra. Hoy se cree, de hecho, que la resistencia a la leptina es una de las principales anomalías biológicas que caracterizan la obesidad», aclara el especialista.

Las investigaciones citan dos factores que favorecen la resistencia a la insulina: la inflamación asociada al exceso de células grasas, en especial las que se acumulan en la zona del vientre (obesidad abdominal o visceral); y los niveles elevados de triglicéridos en sangre, que dificultan el transporte de leptina al sistema nervioso central. «Para saber si eres resistente a la leptina, empieza por mirarte al espejo -propone el doctor Salvador-. Un vientre prominente es signo de inflamación y de resistencia a la leptina casi con seguridad. Para prevenir o revertir ese problema, hay que empezar por reducir la inflamación». Para ello, el especialista propone varias medidas, cuya eficacia ha sido testada en estudios recientes:

Medidas:

  • Evita la comida muy procesada y la comida rápida en general.Estos alimentos, ricos en azúcares, carbohidratos refinados, grasas saturadas o trans, y pobres en nutrientes, promueven la formación de grasa abdominal, deterioran el intestino y favorecen la inflamación.

Procura aumentar la ingesta de fibra soluble. Presente en legumbres, frutos secos, germen de trigo, copos de avena, manzanas, arándanos y ciruelas, entre otros, la fibra mejora la salud del intestino y protege ante la obesidad.

  •  Muévete un poco más cada día. La actividad física -con ejercicios cardio y de resistencia- aumenta el porcentaje de músculo en relación al de grasa y, así, ayuda a reducir la inflamación, optimizar el metabolismo y mejorar la resistencia a la leptina.
  • Duerme siete u ocho horas. No descansar lo suficiente no solo aumenta el riesgo de sufrir exceso de peso y resistencia a la leptina; también sube los niveles de ghrelina, hormona que estimula el apetito. Por cierto, si te levantas siempre cansada o te quedas dormida en cualquier sitio, no dudes en consultar a un médico especializado en trastornos del sueño.
  • Vigila los triglicéridos. Tener unos niveles altos de esos ácidos grasos en la sangre dificultan el transporte de la leptina al cerebro. Reducir el consumo de hidratos de carbono refinados (féculas, harinas blancas y azúcares) y tratar el exceso de peso es lo mejor para reducirlos.
  • Incluye proteína en tu dieta. Aumentar la proporción de proteína que ingieres a diario -con sensatez- es una medida que nos ayuda a controlar el peso, porque la proteína favorece la formación de masa muscular, aumenta el gasto de calorías y mejora la sensibilidad de nuestro organismo a la leptina.

«Estas medidas mejoran la salud y la sensibilidad a la leptina -explica el dr. Salvador-. Como conclusión final, diría que la obesidad no es consecuencia directa de la gula, la pereza o la falta de voluntad. Hay potentes fuerzas biológicas detrás, la mayoría fruto de la vida sedentaria y de una dieta altamente procesada, que alteran la biología, el comportamiento y eñ apetito. Es decir, lo que engorda no solo es comer de más. Es el proceso de engordar lo que nos hace comer demasiado».

Cómo funciona un cuerpo obeso

  • Obesidad-Resistencia a leptina-Saciedad insuficiente-Menos gasto energético-Aumento de la ingesta y ahorro de energía-Más obesidad.

Cómo funciona un cuerpo sano

Comemos-Aumenta la grasa corporal-Aumentan los niveles de leptina-Comemos menos y quemamos más calorías. No comemos-La grasa corporal disminuye-Comemos más y quemamos menos calorías.

Cuando hay un problema de sobrepeso, aunque hay mucha leptina en el organismo, el cerebro no procesa esa información y cree que hay déficit de grasa. Entonces, estimula mecanismos que ayudan a recuperar la grasa que cree perdida. El apetito insaciable y la inactividad que se observan en tantos obesos es, en gran medida, consecuencia de la resistencia a la leptina. En esa situación, la fuerza de voluntad tiene poco que decir.

Fuente: Mujerhoy   Por: MARISOL GUISASOLA

Posparto: ¡ponte en forma sin salir de casa!

¿Has sido mamá recientemente y quieres recuperar tu figura de antes del embarazo? Te explicamos cuándo y cómo puedes retomar la actividad física en el posparto y te damos las pautas para practicar deporte en casa, teniendo a tu bebé cerca de ti.

El parto es la culminación del embarazo, un proceso que conlleva muchos cambios y alteraciones para tu cuerpo. Si durante el embarazo has practicado ejercicio físico, muy probablemente querrás volver a hacerlo una vez hayas dado a luz. Tras el nacimiento de tu bebé, si no hay dolores y los puntos de sutura del parto te lo permiten, podrás volver a ponerte las pilas con el deporte, pero deberás hacerlo de forma progresiva, respetando unas pautas para volver a tu actividad física de forma satisfactoria y segura. De esta manera, recuperarás tu figura mucho más rápido y, además, la actividad física te generará bienestar y serenidad, hecho por el cual resulta tan importante dedicarle unos minutos al día a la práctica de deporte, aunque estés cansada.

Cuándo y cómo empezar con la actividad física

Pero, ¿cuándo y cómo volver a practicar ejercicio físico después de haber dado a luz? Si has tenido un parto mediante cesárea o si has sufrido alguna complicación, deberá ser el médico el que te indique las recomendaciones a seguir antes de empezar con cualquier plan de ejercicio. Sin embargo, si tu parto ha sido vaginal y sin complicaciones, puedes seguir los siguientes consejos.

Semana 1 y 2

Si tienes tiempo y motivación, durante estas dos primeras semanas el objetivo que debes proponerte es el de mejorar la oxigenación de los tejidos, desentumecer los músculos y ayudar a recuperar el perineo. Lo recomendable es empezar a practicar los ejercicios de Kegel, que te permitirán fortalecer los músculos del suelo pélvico, debilitados tras el parto, y te ayudarán a prevenir la incontinencia urinaria. También puedes empezar a pasear con tu bebé; empieza por paseos cortitos y los vas prolongando a medida que pasen los días.

Semana 2 a 4

Pasadas las primeras semanas, puedes empezar a introducir otros ejercicios en tu recuperación posparto. Los primeros ejercicios deben ser sencillos, como las sentadillas o los fondos sobre rodillas. Lo aconsejable es elegir tres tipos de ejercicios y realizarlos con muy baja intensidad de dos a tres días por semana, en tres series de seis repeticiones cada uno. Si tienes dudas sobre cómo realizar correctamente estos ejercicios, puedes asesorarte por un profesional del sector o por tu médico.

Semana 5 y 6

Durante la semana 5 y 6 después del parto puedes empezar a realizar muchos más ejercicios, siempre de forma progresiva y con mucha tranquilidad. Ya puedes introducir el ejercicio cardiovascular, de poca intensidad y sin fatigarte. Si te gusta la bicicleta elíptica, el step, el remo o la bicicleta estática, puedes empezar a realizar ejercicios de este estilo. También puedes comenzar con pequeños circuitos de ejercicios enfocados a piernas, pechos, espalda…Y algo que preocupa mucho a las mamás recientes: la barriga. Es el momento de iniciar la tonificación abdominal con movimientos muy controlados. Los movimientos deben ser muy suaves y puedes realizar gimnasia hipopresiva.

Semana 6 a 8

Ya puedes empezar a correr, alternando la caminata y la carrera en función de tus sensaciones. También puedes volver a practicar aeorbic, danza y clases dirigidas. No te olvides de seguir practicando los ejercicios Kegel para una total recuperación de la zona perineal. Poco a poco, complementando la actividad física con una alimentación saludable, verás cómo vas recuperando la figura que tenías antes del embarazo.

Pautas para practicar deporte en casa

Una buena manera de practicar actividad física es hacerlo en casa, sin necesidad de ir al gimnasio, y teniendo siempre cerca a tu bebé para lo que pueda necesitar en todo momento. Ahora es posible con la adquisición de aparatos de fitness, como bicis estáticas o elípticas, que te permiten realizar deporte cómodamente en casa, cuándo te vaya bien y sin necesidad de desplazarte. Pero, para una practica correcta de la actividad física en el hogar, debes tener en cuenta lo siguiente:

· Ser constante en el entrenamiento: el ejercicio continuado y moderado asegura beneficios duraderos.

· De ser posible, entrenar por la mañana, temprano, cuando el físico está más receptivo y el cansancio no se nota.

· Realizar los ejercicios después de haber dado el pecho al bebé, evitando que el ejercicio pueda acidificar ligeramente el sabor de la leche.

· Evitar el ejercicio después de las comidas.

· Llevar ropa cómoda, un sostén deportivo adecuado y realizar los ejercicios con una temperatura ambiente que no sea elevada.

· Seguir una buena hidratación, con una ingesta de agua de entre 2 y 3 litros diarios.

· Escuchar al cuerpo y parar y descansar cuando te sientes cansada.

· Realizar siempre los estiramientos, antes y después del ejercicio físico.

¿Has sido mamá recientemente y quieres recuperar tu figura de antes del embarazo? Te explicamos cuándo y cómo puedes retomar la actividad física en el posparto y te damos las pautas para practicar deporte en casa, teniendo a tu bebé cerca de ti.

El parto es la culminación del embarazo, un proceso que conlleva muchos cambios y alteraciones para tu cuerpo. Si durante el embarazo has practicado ejercicio físico, muy probablemente querrás volver a hacerlo una vez hayas dado a luz. Tras el nacimiento de tu bebé, si no hay dolores y los puntos de sutura del parto te lo permiten, podrás volver a ponerte las pilas con el deporte, pero deberás hacerlo de forma progresiva, respetando unas pautas para volver a tu actividad física de forma satisfactoria y segura. De esta manera, recuperarás tu figura mucho más rápido y, además, la actividad física te generará bienestar y serenidad, hecho por el cual resulta tan importante dedicarle unos minutos al día a la práctica de deporte, aunque estés cansada.

Cuándo y cómo empezar con la actividad física

Pero, ¿cuándo y cómo volver a practicar ejercicio físico después de haber dado a luz? Si has tenido un parto mediante cesárea o si has sufrido alguna complicación, deberá ser el médico el que te indique las recomendaciones a seguir antes de empezar con cualquier plan de ejercicio. Sin embargo, si tu parto ha sido vaginal y sin complicaciones, puedes seguir los siguientes consejos.

Semana 1 y 2

Si tienes tiempo y motivación, durante estas dos primeras semanas el objetivo que debes proponerte es el de mejorar la oxigenación de los tejidos, desentumecer los músculos y ayudar a recuperar el perineo. Lo recomendable es empezar a practicar los ejercicios de Kegel, que te permitirán fortalecer los músculos del suelo pélvico, debilitados tras el parto, y te ayudarán a prevenir la incontinencia urinaria. También puedes empezar a pasear con tu bebé; empieza por paseos cortitos y los vas prolongando a medida que pasen los días.

Semana 2 a 4

Pasadas las primeras semanas, puedes empezar a introducir otros ejercicios en tu recuperación posparto. Los primeros ejercicios deben ser sencillos, como las sentadillas o los fondos sobre rodillas. Lo aconsejable es elegir tres tipos de ejercicios y realizarlos con muy baja intensidad de dos a tres días por semana, en tres series de seis repeticiones cada uno. Si tienes dudas sobre cómo realizar correctamente estos ejercicios, puedes asesorarte por un profesional del sector o por tu médico.

Semana 5 y 6

Durante la semana 5 y 6 después del parto puedes empezar a realizar muchos más ejercicios, siempre de forma progresiva y con mucha tranquilidad. Ya puedes introducir el ejercicio cardiovascular, de poca intensidad y sin fatigarte. Si te gusta la bicicleta elíptica, el step, el remo o la bicicleta estática, puedes empezar a realizar ejercicios de este estilo. También puedes comenzar con pequeños circuitos de ejercicios enfocados a piernas, pechos, espalda…Y algo que preocupa mucho a las mamás recientes: la barriga. Es el momento de iniciar la tonificación abdominal con movimientos muy controlados. Los movimientos deben ser muy suaves y puedes realizar gimnasia hipopresiva.

Semana 6 a 8

Ya puedes empezar a correr, alternando la caminata y la carrera en función de tus sensaciones. También puedes volver a practicar aeorbic, danza y clases dirigidas. No te olvides de seguir practicando los ejercicios Kegel para una total recuperación de la zona perineal. Poco a poco, complementando la actividad física con una alimentación saludable, verás cómo vas recuperando la figura que tenías antes del embarazo.

Pautas para practicar deporte en casa

Una buena manera de practicar actividad física es hacerlo en casa, sin necesidad de ir al gimnasio, y teniendo siempre cerca a tu bebé para lo que pueda necesitar en todo momento. Ahora es posible con la adquisición de aparatos de fitness, como bicis estáticas o elípticas, que te permiten realizar deporte cómodamente en casa, cuándo te vaya bien y sin necesidad de desplazarte. Pero, para una practica correcta de la actividad física en el hogar, debes tener en cuenta lo siguiente:

· Ser constante en el entrenamiento: el ejercicio continuado y moderado asegura beneficios duraderos.

· De ser posible, entrenar por la mañana, temprano, cuando el físico está más receptivo y el cansancio no se nota.

· Realizar los ejercicios después de haber dado el pecho al bebé, evitando que el ejercicio pueda acidificar ligeramente el sabor de la leche.

· Evitar el ejercicio después de las comidas. 

· Llevar ropa cómoda, un sostén deportivo adecuado y realizar los ejercicios con una temperatura ambiente que no sea elevada.

· Seguir una buena hidratación, con una ingesta de agua de entre 2 y 3 litros diarios.

· Escuchar al cuerpo y parar y descansar cuando te sientes cansada.

· Realizar siempre los estiramientos, antes y después del ejercicio físico».

Fuente: Mi bebé y yo.

Una de las actividades físicas más agradables para practicar en casa puede ser nuestro Fitroll HOME, que te permite realizar ejercicio de forma progresiva, aumentando la duración del entrenamiento paulativamente y dependiendo de tus necesidades.

 

¿Es bueno beber agua mientras se come?

El beber agua durante la comida puede ralentizar la digestión. Es mejor tomarla antes de comer porque, además de proteger las paredes del estómago, nos sacia y evita que comamos en exceso.

Existen dos posturas contrarias en relación a la pregunta de ¿es bueno beber agua mientras se come? Si bien es cierto que no podemos vivir sin este líquido y que nuestro cuerpo está formado en gran parte de agua, también consumirla mientras ingerimos alimentos podría interferir en el proceso digestivo. Entérate de la respuesta a este interrogante en el siguiente artículo.

El agua, ese líquido tan indispensable

Todos sabemos las bondades que tiene beber agua, como por ejemplo eliminar toxinas, hidratar los órganos, transportar minerales hacia las células y ayudar en todos los procesos metabólicos. Por ello se recomienda consumir entre dos y dos litros y medio por día.

Desde hace algún tiempo, se ha desatado un debate en relación a si es bueno o no beber agua mientras estamos comiendo. ¿Sirve para adelgazar o no? ¿Modifica el proceso de la digestión? ¿Nos hace retener más líquido? Hay muchos mitos e ideas preconcebidas en lo que se refiere a este tema y otros sobre la alimentación.

Para comenzar, el agua, se consuma cuando se consuma y siempre y cuando sea sola, no tiene calorías. Si bebemos agua antes del almuerzo o de la cena, el estómago se llenará y eso nos hará comer menos, pero no por ello estaremos adelgazando.

Un estudio de la American Chemical Society de Boston afirmó que aquellos que bebieron dos vasos de agua antes de comer consumieron entre un 75 y un 90% menos de calorías. Esto es así porque el agua sació su hambre o bien porque a veces creemos que tenemos apetito cuando en realidad es sed.

Otra de las creencias es que si bebemos agua en las comidas nos provocará retención de líquidos. Los expertos indican que esto es falso, porque ocurre todo lo contrario. Beber agua estimula el funcionamiento renal y nos ayuda a equilibrar los niveles hídricos del cuerpo, sin importar la hora que sea o lo que estemos haciendo.

En el caso de las dietas disociadas, que prohíben beber agua en el mismo momento que comemos hidratos de carbono, indican que es porque se dificulta la digestión. Esta medida debe ser cumplida en los platillos y entrantes que incluyan patata, pan, arroz blanco y pastas. Se insiste en que estos alimentos “se hinchan” con el agua y por ello inflaman el vientre y nos hacen ver más gordos.

Preguntas y respuestas sobre la relación agua-comida: otro punto de vista

Como hemos dicho al principio, hay voces a favor y otras en contra en relación a si es bueno o malo beber agua cuando se come. En este caso, se afirma que no es beneficioso, ya que el agua fría solidifica la materia aceitosa, lo que interrumpe o retrasa la digestión.

 ¿Qué pasa en el cuerpo cuando se bebe agua fría al comer?

Cuando el agua se disuelve y el intestino la absorbe, rápidamente se transforma en tejido adiposo, lo que quiere decir que los alimentos se vuelven grasa que va directa a las arterias. Si esto se mantiene en el tiempo, puede ocasionar colesterol o problemas cardíacos.

¿Cuál es la reacción que se desencadena durante el proceso?

El estómago está diseñado para producir ácidos que ayudan a la digestión de los alimentos para que éstos se asimilen correctamente. Todo depende del sistema digestivo de cada persona.

No obstante, cuando ingerimos agua fría, los ácidos se apaciguan, se debilitan y tardan más tiempo en degradar la comida.

¿Es mejor beber agua antes o después de comer?

Lo que se aconseja es beber antes de la comida, para que el líquido proteja las paredes del estómago. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es mejor el agua a temperatura ambiente o tibia que la recién tomada de la nevera o con cubitos de hielo.

El agua fría eleva el pH del organismo (lo hace más alcalino), por lo cual se dificulta la misión gástrica.

¿Ocurre lo mismo si en lugar de agua bebemos zumos o refrescos?

En estos casos, ambas bebidas cumplen con una función más radical para con nuestro estómago, ya que diluyen los jugos gástricos y además alteran la digestión. Por lo tanto, no se aconseja beber zumos industriales o refrescos, ni antes ni durante ni después de la comida. En realidad, lo mejor es pasar la comida sin ingerir líquidos.

¿Cuándo y cómo conviene beber agua?

La cantidad recomendada son ocho vasos como mínimo durante el día, fuera de las tres comidas principales (desayuno, almuerzo y cena). En la noche, es bueno consumir dos o tres vasos de agua en el espacio de una hora y esperar 30 minutos hasta cenar, y durante el día se recomienda beber agua cada treinta minutos, sobre todo en verano y aunque no tengamos sed.

El debate acerca de si es bueno beber agua mientras se come o no sigue en pie porque todavía no hay muchos estudios que avalen una u otra teoría. Entonces, todo dependerá de nuestro organismo y de cómo nos sintamos según el hábito que tenemos. Si bebemos agua mientras comemos y nos sentimos más pesados aunque nuestro menú haya sido liviano, quizás sería bueno cambiar de costumbre.

Si en cambio, no bebemos nada y nos damos cuenta de que tardamos en hacer la digestión, entonces, un vaso de agua al finalizar la comida no vendría nada mal.

Algunas personas recomiendan comer el postre antes de comer. Claro, consumir una fruta como puede ser una pera o una naranja una hora antes del almuerzo o la cena, y así, tendremos menos apetito. A la vez que no dejaremos de hidratarnos por el agua que tiene la fruta.

Fuente: Mejor con salud.

Aparatos de masaje anticelulitico.

 

La operación bikini ya está aquí, pero posiblemente tu agenda está demasiado complicada para poder dedicar a tu cuerpo y a tu celulitis la atención que se merecen.

Desplazarte cada semana hasta el gimnasio y el centro de estética implican tiempo y dinero que no tienes o no puedes malgastar.

Cada masaje anticelulítico cuesta por lo menos 30 euros y necesitas al menos 2 masajes (buenos) a la semana, o sea, 240 euros al mes, como mínimo.

Otra opción es disponer en tu casa de un aparato de masaje que pueda conseguir los mismos efectos que un masaje en un centro de estética.

Los más eficaces son los que proporcionan el masaje “palper rouler”, como el FITROLL Home, que es un tipo de masaje especial para trabajar las zonas más rebeldes donde se enquista la celulitis. Como dice su nombre PALPA, PINZA Y AMASA rodando a lo largo de todas las extremidades favoreciendo la movilización de los nódulos de grasa y celulitis y provocando a la vez un drenaje linfático.

¿Ventajas adicionales de contar con un buen aparato de masaje en casa?

– Disponible a todas horas los 365 días del año.

– Puedes compartirlo con la familia

– Rápida amortización de su coste

Fuente: www.celulitis.org

TRUCOS CASEROS DE BELLEZA:Eliminar los granos con bicarbonato y limón .

 

Los remedios caseros de bicarbonato de sodio son magníficos para eliminar los granos de la piel debido a las propiedades antisépticas y antibacterianas presentes en este producto que todos solemos guardar en la despensa.

Y más aún cuando se combinan con la vitamina C y las sustancias limpiadoras del limón, una fruta que deberá estar muy presente en tu vida si deseas cuidar la piel y tener un cutis perfecto recurriendo a los tips de belleza caseros y naturales.

¿Quieres eliminar los granos de la cara de una forma práctica, sencilla, económica y natural? Entonces toma nota de este remedio casero elaborado con limón y bicarbonato de sodio.

Ingredientes: Una cucharadita de y Unas gotitas de zumo de limón natural.

Pasos a seguir:

 

  1. Vierte el bicarbonato en el interior de un vaso.
  2. Agrega el zumo de limón natural poco a poco, gota a gota, hasta dar vida a una sustancia pastosa.
  3. Cuando esté lista extiéndela sobre cada uno de los granos que se hayan instalado en tu piel tras haber limpiado tu rostro.
  4. Deja que esta mascarilla de bicarbonato y limón actúe durante 15 minutos.
  5. Si la mezcla se desprende de la piel, puedes conseguir que se adhiera colocando una tirita encima de esta solución casera a de bicarbonato y limón.
  6. Transcurrido ese tiempo, retira con abundante agua fría.
  7. Repite esta operación todos los días hasta que los granitos hayan desaparecido.
  8. El limón y el bicarbonato de sodio te ayudarán a eliminar los granos debido a que los resecarán y harán que desaparezcan en un tiempo récord.

Los beneficios de este remedio casero para eliminar el acné y las espinillas son los que enumeramos a continuación:

  • Se prepara con dos ingredientes naturales que, además, se pueden comprar en cualquier supermercado por muy poco dinero, ya que ambos son muy económicos.
  • Su elaboración es de lo más sencilla y tan solo te quitará unos pocos segundos de tu tiempo.
  • Permite acelerar la desaparición de los granos y puntos negros y presumir de una piel perfecta.
Fuente:Trucos de belleza caseros Por:Sofía

¿Parches que adelgazan hasta 40 kilos?

 


«¿Cuánto perderá usted en tres meses? ¿20 kilos? ¿30 kilos? ¿40 kilos? ¿O más?» Una marca de parches reductores, un producto muy de moda en los días estivales, intenta ‘hacer el agosto’ empleando eslóganes que, de ser ciertos, pueden resultar muy peligrosos. La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha denunciado su existencia y pide que sean retirados del mercado.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos afirma que los productos ‘milagro’ suelen responder a una serie de características: sus propiedades no se han demostrado científicamente; no han sido autorizados como medicamento, cosmético o producto sanitario y suelen crear una publicidad agresiva.

«Casi 10 años después de la aprobación del Real Decreto que regula los ‘productos milagro’, todavía hoy el fraude continúa. No vemos actuaciones suficientes por parte de las Administraciones Públicas», declara a ‘elmundo.es’ Rubén Sánchez, directivo y portavoz de FACUA.

A mediados de junio de 2005, esta federación denunció unos parches adelgazantes que aparecían anunciados en un diario nacional. El mensaje publicitario, en color y a toda plana, remite a un teléfono ‘902’ y a un apartado de correos para realizar la compra.

Según se argumenta en el espacio publicitario estos parches emplean una tecnología que acelera el metabolismo y aplaca el apetito. «¡Pierda hasta 12 kilos en 28 días! ¡Provocará la admiración de sus amigos y familiares perdiendo peso sin esfuerzo!», rezan los eslóganes.

«Están compuestos por fucus, un alga que disminuye los niveles de colesterol y quema grasa. Pero usted tiene que cuidarse; si lleva una dieta adecuada mejor», explica una de las mujeres que atiende al teléfono.

«Le devolvemos el dinero si usted no adelgaza nada. Pero el anuncio no dice que usted vaya a perder 12 kilos, sino hasta 12 kilos. La cantidad depende de cada persona», asegura la telefonista.

«Solemos tardar entre tres o cuatro días en distribuirlos pero ahora tenemos agotadas las existencias y nos llevará algo más de tiempo», argumenta esta teleoperadora frente a una posible compra.

Otros ‘fraudes’

El caso de estos parches no es el único. Son varias las ocasiones en las que FACUA ha acudido a la Dirección General de Salud Pública y al Instituto Nacional del Consumo -ambos del Ministerio de Sanidad – y a las Comunidades Autónomas en las que se comercializan estos productos.

Esta federación enumera algunos de estos ‘productos milagro’: cápsulas o sueros adelgazantes; especias que queman el exceso de grasas; pastillas efervescentes que atacan los lípidos o remedios naturales contra la artrosis.

«Se trata de un negocio fraudulento multimillonario. Hay empresas que invierten millones en centros de distribución, centralitas telefónicas… No es un particular, que también los hay, son compañías que se anuncian en grandes medios y que, en ocasiones, actúan a nivel internacional», destaca Rubén.

«Buscan un perfil determinado de consumidor. Son personas que saben que tienen que adelgazar y que deben ir al médico. Estas marcas les dicen lo que quieren oír ya que buscan productos milagros que les permitan disminuir el peso sin esfuerzo. Además, estos clientes suelen asociar la publicidad con la credibilidad que les confiere el medio de comunicación en el que se anuncian», concluye este portavoz de FACUA.

Fuente: El Mundo  Por:María Sainz/María Valerio

¿Parches que adelgazan hasta 40 kilos? > elmundo.es salud


FITROLL contigo mamá. Sigue este plan de recuperación postparto.

Alimentación saludable, la gran tendencia de consumo actual. 7 claves orientativas

«Las enfermedades relacionadas con hábitos alimentarios inadecuados continúan creciendo en todo el mundo, esto hace que estemos cada vez más preocupados por nuestra propia salud a través de los alimentos que consumimos.

Cuando hablamos de comer sano, más que de una tendencia, estamos refiriéndonos a una evolución. El deseo de mantener una alimentación saludable se ha mantenido en la mente del consumidor con mayor o menor fuerza: Sin embargo, lo que éste entiende por alimentación saludable se ha modificado a medida que ha ido aprendiendo y más aún hoy en día con la aparición de consumidor superinformado. Un dato, según Food Navigatior sólo el 34% de las personas considera que tiene una dieta saludable, aunque el porcentaje ha aumentado en un 5% en el último año.

De hecho, según la revista Quality Assurance and Food Safety, son los milennials los que traen una nueva concepción de alimentación saludable basada en la simplicidad, tanto en los alimentos en sí como en los métodos de preparación, lo que dibuja una tendencia significativa hacia los productos frescos que luego ellos mismos cocinan.

Por otro lado, los Baby Boomer, más centrados en los snacks y comidas preparadas, buscan que estos sean al mismo tiempo alimentos nutritivos ricos en proteínas, fibra, Omega 3… . Según Sally Lyons Waytt, vicepresidenta ejecutiva de IRI, aunque por regla general, los consumidores se muestran más indulgentes con las cualidades nutricionales de los snacks priorizando el sabor, los snaks saludables van ganando terreno y señala, que el 48% de los consumidores prefieren snacks naturales y el 27% de los consumidores comen más snacks orgánicos que hace un año.

Alimentación saludable y el contenido en grasas y azúcares

El informe de Grocery Eye 2015 realizado a más de 2.000 consumidores, reveló que estos asociaban recortar el contenido de azúcar en sus comidas con una alimentación más saludable que con hacer dieta para adelgazar, mientras que los que quieren perder peso reducen el contenido en calorías y grasa.

El informe indica también que en la compra de alimentos “sanos”, un tercio de los encuestados tenían en cuenta el contenido en grasas como el indicador más importante, seguidos del contenido en azúcares (22%) y las calorías un (20%), incluso el 33% de los encuestados indicó que la responsabilidad de que su alimentación fuera más saludable dependía en gran manera de que los fabricantes reduzcan el contenido de grasa, sal y azúcar en sus productos.

Comer sano, relacionado con etiquetas limpias 

En el estudio anual realizado por Ingredion a nivel global se preguntó a los encuestados sobre la importancia que le daban a estar familiarizados con los ingredientes de sus alimentos , el resultado fue que hasta el 80% de los consumidores encuestados pensaban que era importante reconocer los ingredientes que aparecen en el etiquetado de su comida y bebida y aprecian de igual manera que la lista de estos ingredientes sea corta y simple.

En ese mismo estudio descubrieron, que los reclamos publicitarios más atractivos para los consumidores a nivel mundial son “todo natural” “sin ingredientes artificiales” y “bajo o reducido contenido en grasa/azucar/sal”.

El consumidor quiere conocer el contenido nutricional de sus comidas carbohidratos, grasas, proteínas y calorías de los alimentos en el plato, no sólo en las etiquetas y packaging sino que incluso utiliza aplicaciones TIC que le ayudan a ello.

Políticas de precios para promover dietas más saludables

La consultora Nielsen en su estudio Global New Product Innovation Survey apunta que la asequibilidad es la principal causa por la que los consumidores se deciden a probar nuevos productos. Presumiblemente podemos suponer, que el cambio de hábitos alimentarios pasa por potenciar los alimentos más saludables a través del precio.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) está totalmente de acuerdo con este planteamiento y así lo han expresado recientemente. La OMS asegura que los científicos han conseguido demostrar que las políticas de precios aplicadas a la alimentación afecta al tipo y cantidad de alimentos que el consumidor compra.

Nuestra experiencia en AINIA nos confirma todas estas tendencias. El desarrollo de alimentos procesados con técnicas de conservación menos invasivas que preserven mejor sus nutrientes; así como la incorporación de nuevos compuestos, analizando su biodisponibilidad y asegurando que sus principios activos incorporados al producto llegan al organismo, son líneas en las que frecuentemente ayudamos a las empresas en el desarrollo de su negocio. También observamos una demanda creciente de desarollo de productos alineados a segmentos de población específicos, y la preocupación por las «etiquetas limpias».

 

Adelgazar durante la menopausia, ¿es posible?

El ejercicio aeróbico y cambios en el estilo de alimentación permiten estabilizar el peso o perder los kilos de más en esta etapa de la vida de la mujer.

Entre los trastornos que sufren las mujeres en la menopausia está el incremento gradual de peso, provocado por los cambios hormonales propios de esta etapa. Principalmente, el descenso en los niveles de las hormonas sexuales femeninas llamadas estrógenos –que ayudan a metabolizar la grasa—, lleva a un aumento de peso al dificultar la quema de calorías y genera cambios en el cuerpo, como menos músculo y más grasa, sobre todo alrededor del abdomen.

Cómo afecta la menopausia al peso

La suma de kilos inclina más la balanza hacia la posibilidad de desarrollar cualquiera de las patologías asociadas a la menopausia, como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis, la osteoartritis, la obesidad, el deterioro cognitivo, demencias, depresión y cáncer, especialmente de mama y de colon. Por ello, intentar no ganar peso o bajar algunos kilos ganados en esta etapa resulta fundamental como método de protección de la salud.

Hacer ejercicio y llevar una dieta saludable son dos requisitos fundamentales para mantener a raya el peso durante esta etapa de la vida de las mujeres. La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) recoge estas dos recomendaciones en su decálogo de prevención de enfermedades crónicas después de la menopausia, redactado con motivo del Día Mundial de la Menopausia del año 2014.

El resto de pautas a seguir que completan esta guía son dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol, controlar el peso corporal, participar en actividades mentalmente motivadoras, acudir al médico si se va al baño entre seis y ocho veces al día y hay necesidad de levantarse por la noche para orinar, realizarse chequeos regulares para la detección del cáncer y considerar la posibilidad de seguir terapias de prevención específicas para otras patologías relacionadas.

Cómo perder peso tras la menopausia

Según la Sociedad Norteamericana para la Menopausia, más del 65 por ciento de las mujeres entre los 45 y 55 años, y el 70 por ciento de las mujeres entre los 55 y 75 años, tiene sobrepeso. Pero, a pesar de que seis de cada diez mujeres reconoce haber engordado a lo largo de los años en los que llegó a la menopausia, casi el 30 por ciento dice no hacer ejercicio, como revela una encuesta online realizada por la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM).

Los beneficios del ejercicio físico diario en esta etapa son numerosos porque, además de ayudar a controlar el peso, provoca una mejora general de la salud, aporta más fuerza muscular y reduce la velocidad del deterioro cognitivo. Aunque actividades cotidianas como pasar el aspirador, trabajar en el jardín o bailar ayudan a controlar el peso, los médicos recomiendan elegir un tipo de ejercicio físico y hacerlo de manera regular, si es posible con amigos o familiares, para disfrutarlo más y estar más acompañadas.

Una investigación de la Universidad Tecnológica de Queensland, en Australia, concluye que el mejor ejercicio tras la menopausia es el que acelera el ritmo cardíaco. Sus autores descubrieron que la intensidad con la que se practica es importante, tanto para la salud cerebral como para la corporal, por lo que apuestan por practicar ejercicio entre moderado e intenso en sesiones de entre 30 y 45 minutos, cinco veces a la semana.

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos van más allá al recomendar hacer algún tipo de actividad física la mayoría de los días de la semana durante al menos 60 minutos. Y la Oficina de Salud de la Mujer del Gobierno estadounidense concreta que los beneficios para la salud en los adultos mayores se consiguen con la práctica, todas las semanas, de 2,5 horas de actividad física aeróbica de intensidad moderada, o 1,15 horas de actividad física aeróbica vigorosa, o una combinación de ambos tipos de actividad aeróbica y actividades de fortalecimiento muscular, dos o más días por semana.

En general, los especialistas en menopausia aconsejan caminar, correr, nadar o montar en bici para bajar de peso durante esta etapa de cambios hormonales y alteraciones de la forma del cuerpo. A estos ejercicios aeróbicos, se pueden añadir otros para elevar la masa y el tono del músculo e incrementar la flexibilidad, como levantar pesas o el uso de bandas elásticas bajo supervisión de un profesional, y acudir a clases de pilates, yoga o tai chi, según propone el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos. Si no hay costumbre de realizar actividad física vigorosa, se debe consultar con el médico para que diseñe un programa a medida.

Dietas y menús

A la práctica continua de ejercicio físico, los expertos aconsejan añadir cambios en la dieta acordes con esta nueva etapa, en la que el mayor aumento en los números de la báscula se produce en las fases iniciales, cuando resulta más complicado mantener o perder peso. En general, la alimentación de una mujer de tamaño medio durante la menopausia no debe sobrepasar las 1.500 calorías diarias, límite que puede ser algo superior en el caso de mujeres muy altas o corpulentas.

Por: Lina Robles Salmerón Nutricionista 
Jefa del Servicio de Nutrición y Dietética 
del Hospital Universitario La Zarzuela.

Pago el gimnasio cada mes y tan apenas voy.

Esta es la frase habitual de mucha gente cuando hablan de su gimnasio. Es normal no encontrar el momento en el día para acudir a hacer ejercicio a nuestro centro o gimnasio. Cuando no es por una cosa, es por otra, y si no por dos. Siempre surge algo que impide que cojamos las bolsa del gimnasio. El caso es que cuando salimos de él nos sentimos bien, eso sí cansados, pero en el fondo reconfortados. Lo malo que el progreso es nulo y si nos miramos al espejo, seguimos como siempre. Sólo nos acordamos cuando aparecen esos «dolorcillos» en ciertas posturas en el trabajo, en la terraza tomando una caña con amigos o en la butaca del cine.

Una solución sería tener el gimnasio en casa. Sin desplazamientos, con todas tus cosas a mano, tu ducha, etc… Idílico ¿verdad? Pues bien, ahora te voy a contar mi experiencia en este sentido.

Hace unos ocho meses conocí Fitroll. Me lo presentó una amiga. Acudí a unas clases de Pilates y después nos dimos un masaje con este aparto. Fueron 45 minutos. Te frotas todo el cuerpo con su rodillo, unos 3 minutos cada parte. Desde las plantas de los pies, hasta la espalda y brazos. Cuando terminas, tienes la sensación de estar flotando y un cosquilleo recorre todo tu cuerpo. Pero lo mejor está por venir. Comienza al día siguiente con la sensación de que estás tonificada. Te sientes relajada y más ágil. No te cuesta esfuerzo poner ciertas posturas, agacharte y levantarte rápido. El cansancio desaparece y la vida parece más fácil.

En mi caso comencé a ir al baño regularmente, tras dos sesiones más en esa semana. Y algo sorprendente, la ropa me quedaba más suelta. En peso no se notó mucho, sólo fueron dos kilos, pero estaba segura que eran de por el «rollito».

No te cuesta ningún esfuerzo porque es fitness pasivo, puedes leer mientras te das el masaje. Terminas sin cansancio y muy tonificada. Es genial. Desde entonces lo uso tres veces por semana. Claro que ahora lo tengo en casa. Está en un rincón de mi habitación y es mi aliado para mantener mi forma física.

Lo recomiendo a todo el mundo.  Ya hay varios centros en España que tienen estos aparatos. Puedes probarlo y ver los resultados.

Por: Marta

Pequeños cambios que cuentan mucho para mejorar la alimentación.

Un tomate en el desayuno (aunque en realidad es un fruto), unos bastones de zanahoria para picar a media mañana, una guarnición de judías salteadas en la comida, unas hojas de rúcula para la tostada de la merienda, una ensalada o una sopa de hortalizas variadas para cenar… Y así todos los días, cambiando los ingredientes.

En la nevera y en la despensa no pueden faltar diferentes tipos de verduras para asegurarnos de que las añadiremos en cada comida. En batido, en crema, salteadas, al horno o a la plancha. Nuestras comidas serán más ligeras y se llenarán de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.

¿No tienes tiempo? No importa

La falta de tiempo está a la orden del día, pero este 2017 dejará de ser una excusa. No hace falta más tiempo para comer de forma saludable, solo llenar la cesta de la compra con alimentos frescos en lugar de industriales, y realizar preparaciones sencillas.

Se tarda casi lo mismo en cocinar de forma sana, al wok, a la plancha, al vapor o al horno, que en calentar un precocinado. Como ya pudimos ver en las mejores recetas de tupper para llevar a la oficina.

Hay algunos ingredientes que nos ayudarán a preparar una comida saludable, en apenas cinco minutos: lechugas limpias y cortadas, verduras para hacer al vapor al microondas, conservas de vegetales y pescados, arroz integral cocinado, legumbres cocidas y sobre todo cualquier alimento fresco que podamos preparar en un momento en la plancha o incluso comer crudo.

Un bocadillo con un pan integral de calidad, algún vegetal (pepino, lechuga, canónigos…), una proteína (queso, caballa, tofu…) y una grasa saludable como el aguacate o el aceite de oliva virgen extra, siempre será una mejor opción que una alternativa industrial con exceso de azúcar, sal y grasas hidrogenadas.

Siguiendo estas pautas, que se basan esencialmente en comer más alimentos frescos y añadir verduras a todos nuestros platos, conseguiremos mejorar la alimentación. Para necesidades más específicas, podemos consultar a un especialista en nutrición, que nos preparará un programa nutricional personalizado completo.

 

Pequeños cambios que cuentan mucho para mejorar la alimentación.

Algunos planes para mejorar la alimentación son tan complicados de seguir que nos desmotivan casi antes de empezar. Con unas pautas claras y fáciles es más probable lograr nuestro objetivo.

Dos de los propósitos más comunes de año nuevo suelen ser el de perder algún kilo de más o bien el de comer mejor. Aunque “comer mejor” dicho así, en abstracto, abarca tantas modificaciones que muchas veces se convierte en un objetivo difícil de conseguir. Para este 2017 el plan va a ser diferente. Vamos a mejorar la alimentación, a través de unos cambios realistas, claros y sencillos. Quizá no será perfecta, pero seguro que ganaremos en salud.

El 40% de los españoles piensa que su alimentación no es buena o que podría mejorar. El problema es que a veces nos planteamos modificar los hábitos de toda una vida de un día para otro, sin tener unas pautas claras que seguir, y al final acabamos quedándonos como estábamos.Pequeños cambios que cuentan mucho

Ni dietas milagro, ni contar calorías, ni pesar los gramos de los ingredientes. Hay pequeños cambios más fáciles de llevar a cabo, que implican grandes diferencias. Solo requieren un poco de voluntad.

  • Reducir el consumo de azúcar: su exceso se relaciona con obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares, entre otras. La OMS recomienda no consumir más de 25 gramos al día (para una dieta de 2000 Kcal) si queremos notar beneficios para la salud. ¿Cómo conseguirlo? Evitando los refrescos y los alimentos industriales (precocinados, bollería, salsas…). Aunque no sean dulces, la mayoría llevan cantidades importantes de azúcar. Algunos ni te los imaginas.
  • Beber agua: En las comidas o en cualquier momento. Es la forma más sana de hidratarnos, sin añadir calorías vacías. Los refrescos, las bebidas con alcohol, o algunos zumos con azúcar añadido, pueden llegar a sumar hasta 1000 kcal por día. Aportando muy pocos nutrientes o ninguno.
  • Comer legumbres dos veces por semana: Son una fuente de energía importante. No tienen apenas grasa, y nos proporcionan fibra, proteínas vegetales e hidratos de asimilación lenta. En crema, en guiso o en ensalada, todas las opciones sirven.
  • Los cereales mejor integrales: el pan, la pasta o el arroz, cuando son integrales ayudan a regular el tránsito intestinal con su aporte en fibra, y conservan los nutrientes como el salvado o germen de trigo, que se pierden en el proceso de refinado.

    Más verduras en cada plato

    O lo que es lo mismo, incluye vegetales en todos tus platos. Así es mucho más fácil cumplir con el propósito de comer cinco piezas de frutas y verduras al día, sin tener que estar pendientes de en qué momento lo hacemos.Un tomate en el desayuno (aunque en realidad es un fruto), unos bastones de zanahoria para picar a media mañana, una guarnición de judías salteadas en la comida, unas hojas de rúcula para la tostada de la merienda, una ensalada o una sopa de hortalizas variadas para cenar… Y así todos los días, cambiando los ingredientes.En la nevera y en la despensa no pueden faltar diferentes tipos de verduras para asegurarnos de que las añadiremos en cada comida. En batido, en crema, salteadas, al horno o a la plancha. Nuestras comidas serán más ligeras y se llenarán de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.¿No tienes tiempo? No importa

    La falta de tiempo está a la orden del día, pero este 2017 dejará de ser una excusa. No hace falta más tiempo para comer de forma saludable, solo llenar la cesta de la compra con alimentos frescos en lugar de industriales, y realizar preparaciones sencillas.

    Se tarda casi lo mismo en cocinar de forma sana, al wok, a la plancha, al vapor o al horno, que en calentar un precocinado. Como ya pudimos ver en las mejores recetas de tupper para llevar a la oficina.

    Hay algunos ingredientes que nos ayudarán a preparar una comida saludable, en apenas cinco minutos: lechugas limpias y cortadas, verduras para hacer al vapor al microondas, conservas de vegetales y pescados, arroz integral cocinado, legumbres cocidas y sobre todo cualquier alimento fresco que podamos preparar en un momento en la plancha o incluso comer crudo.

    Un bocadillo con un pan integral de calidad, algún vegetal (pepino, lechuga, canónigos…), una proteína (queso, caballa, tofu…) y una grasa saludable como el aguacate o el aceite de oliva virgen extra, siempre será una mejor opción que una alternativa industrial con exceso de azúcar, sal y grasas hidrogenadas.

    Siguiendo estas pautas, que se basan esencialmente en comer más alimentos frescos y añadir verduras a todos nuestros platos, conseguiremos mejorar la alimentación. Para necesidades más específicas, podemos consultar a un especialista en nutrición, que nos preparará un programa nutricional personalizado completo.

    Fuente: SANITAS,escrito por Teresa Morales