10 consejos para elegir los mejores regalos en esta Navidad

Los regalos ayudan a definir los vínculos y fortalecen los lazos con familiares y amigos. Por esto te recomendamos tener en cuenta estos consejos.

El acto de regalar ha sido motivo de estudios sobre la conducta humana por parte de los especialistas de diversas áreas: ayuda a definir los vínculos y fortalece los lazos con familiares y amigos. Por esto a la hora de elegir un regalo debemos poner atención a los siguientes puntos:

1- A la hora de regalar nos tenemos que hacer las preguntas básicas: ¿Qué regalar? ¿A quién va destinado el regalo? ¿Cuándo se debe hacer un regalo? y ¿Cómo debemos hacer ese regalo? Hay que tener en cuenta que contestando estas simples preguntas podremos causar el efecto deseado con nuestro obsequio.

2- Para personalizar el regalo, siéntate y haz una lista de los intereses y gustos de la persona. Trata de escribir bastantes artículos o experiencias que te haya contado que le gustan o que se sepas que disfruta.

3- Descarta los regalos personales para personas que no son tan cercanas. No falla, en el intercambio navideño de la oficina te toca alguien y tienes que preguntarle a tu colega de a lado quién es. O, en el de casa, esa prima lejana que nunca habías visto pero que invitaron este año a la fiesta. En estos casos los regalos más adecuados son chocolates, café o té  especiales, una ida al cine o una suscripción a Netflix (a pocas personas a quienes no les gusta ir al cine o ver la tele), una gift card para una salón de belleza (en el caso que sea mujer), etc.

4- En el caso que quieras sorprender a esa persona que no es tan cercana, podemos tratar de averiguar, por medio de gente cercana a esa persona (familiares, amigos, compañeros de trabajo etc.) sus gustos y aficiones.

5– Para un niño. Al escoger el regalo debe evitar objetos ruidosos que puedan provocar regaños y perturbar la paz del hogar, objetos que puedan estorbar en un departamento pequeño, o juguetes que ensucien y por tanto ocasionen trastorno a los padres del niño. Tampoco deben seleccionarse juguetes que puedan resultar peligrosos. Para ésto debemos tomar en consideración la edad del niño y asegurarnos de que el juguete sea apropiado para su edad.

Los principales errores que cometemos a la hora de elegir juguetes:

  • Regalar demasiados juguetes.
  • Adquirir muchos juguetes no relacionados entre sí.
  • Regalar juguetes no adecuados a la edad del niño.
  • Regalar videojuegos antes de los 8-9 años.
  • Regalar teléfonos móviles antes de los 11-12 años.
  • Televisión y ordenador para su habitación: la TV y el ordenador se deben compartir en familia, ya que los contenidos han de ser controlados por los padres.
  • Juegos, juguetes o videojuegos violentos.
  • Comprar juguetes muy caros (además de no estar educando correctamente a nuestros hijos probablemente después les prohibamos utilizarlos o limitemos su uso para que no los rompan).
  • Elegir juguetes sofisticados que suelen resultar atractivos para los adultos pero que no son útiles para los niños ya que limitan su imaginación y les incitan a la contemplación y a la pasividad.
  • Fomentar roles sexistas en niños y niñas: tanto unas como otros deben jugar con todo tipo de juegos y juguetes… No hay juegos de niñas y de niños.

    Éstos son los puntos claves y trucos que hay que tener en cuenta:

  • adelantar las compras
  • Antes de comprar un juguete, comparad precios en distintos establecimientos, e-commerce
  • Juguetes seguros. El embalaje o caja debe llevar la etiqueta CE
  • Juguetes de calidad
  • Adquirir juguetes adecuados a la edad del niño
  • Ni demasiados juguetes, ni demasiado caros(Debemos enseñar a los niños que valemos por lo que somos, no por lo que tenemos)
  • Evita tirar el dinero a la basura. Valora la vida que tendrá del juguete una vez salga de su envoltorio en la mañana de Reyes
  • Lo que los padres desean, no es lo que desean sus hijos(resulta útil supervisar y asesorar les a la hora de escribir la carta a Papá Noel o a los Reyes Magos)
  • Juguetes educativos: sí, pero también divertidos
  • Juguetes no demasiado complicados (si el peque se siente sobrepasado por determinado juego, se sentirá frustrado y nunca más volverá a querer jugar con él)

6– Para adolescentes. Si eres una persona cercana entonces probablemente ya sepas qué deportes o pasatiempos le gusten. Si practica un deporte, un nuevo equipo, una pieza firmada por una celebridad o unas entradas a un juego, son regalos perfectos. Si está interesado en el arte o en la música, entonces unos implementos de arte o un equipo de música pueden ser buenas ideas. Hacer una actividad juntos también es un buen regalo, debido a que implica pasar tiempo con el niño. Puede ser una salida a comer a su restaurante favorito, un parque de diversiones, hacer escalada, etc.

7– Reduce tus ideas de regalos potenciales a tres. Si tienes demasiadas ideas, debes reducir tu selección. Piensa en qué es lo que más apreciaría la persona, qué es lo que más usaría y qué se ajusta a tu presupuesto.

8– Un simple detalle se ve realzado por un bonito envoltorio, adornado con gusto y elegancia. No debemos olvidar que el envoltorio es el “vestido” del regalo. Nunca se le ocurra entregar un regalo sin envolver. Es una muestra del poco interés que se tiene por el regalo y por la persona destinataria del mismo.

9- Si vas a  a alguien que compre un regalo por ti, asegúrate de saber qué es. Es muy descortés no saber lo que se envía (y peligroso pues cuando hablemos de ello con la persona destinataria, puede que no sepamos de lo que nos están hablando).

10- Incluye una tarjeta en el regalo. Muchas veces este detalle se valora más que el mismo regalo. Te recomendamos utilizar una tarjeta que exprese lo que sientes por esa persona.

 

Fuente: Una mamá novata y Guíoteca por Paz González

8 Hábitos diarios de las personas más felices, según la ciencia

1. Pasan poco tiempo en las redes sociales
Se han realizado investigaciones sobre cómo afecta a las personas el uso intenso de las redes sociales. Los resultados asocian está práctica a nieles más bajos de bienestar psicológico y emocional.

2. No revisan fotos y actualizaciones sobre su pareja
“En los días en que la gente se sentía más insegura acerca de los sentimientos de su pareja por ellos, publicaron más sobre sus relaciones en Facebook de lo habitual”, aseguran los autores de una reciente investigación.

3. Tienen sueño de buena calidad
Mejorar la calidad y cantidad de sueño es importante para sentirnos felices, según una investigación de la Universidad de Warwick. Los investigadores recomiendan dormir al menos siete horas por noche.

4. No dicen mentiras
Un investigador de la Universidad de Notre Dame encontró que cuando la gente redujo el número de mentiras que dijeron durante más de 10 semanas, sintieron una mejoría en su salud física y mental.

5. Comparten su tiempo y su dinero
Los estadounidenses que se definen como muy felices ayudan a otros más de 5 horas al mes, en comparación con aquellos que se describen como infelices y lo hacen menos de 1 hora al mes.

6. Realizan ejercicio físico
Los investigadores de la Universidad de Cambridge han encontrado relación entre el movimiento y la felicidad. Los participantes del estudio tendían a calificarse a sí mismos como más felices si habían estado realizando actividad física.

7. Ganan suficiente dinero
El bienestar que sentimos aumenta con los ingresos, pero sólo hasta $ 75,000, según los investigadores de Princeton. A partir de esta cantidad, hacer más dinero no genera sensación de mayor felicidad.

8. Viven el momento
Es difícil ser feliz cuando se está pensando sobre el pasado o preocupándose por el futuro. De hecho, las personas más felices se centran en disfrutar el momento presente. Así lo asegura el investigador de la felicidad Matt Killingsworth que desarrolló una aplicación para iPhone en la que se informa de los sentimientos en tiempo real.

 

Fuente: FORBES por: Soraya Egea

Higiene íntima masculina y femenina ¿Cuáles son las medidas que hay que tener en cuenta en su higiene?

Ducharse es una rutina diaria para la mayoría de las personas y no tiene mayor secreto. Sin embargo, la higiene genital precisa de unos cuidados específicos para mantener en óptimas condiciones de salud esta zona del cuerpo, a la que no siempre se le presta la atención necesaria. ¿Cómo se realiza una buena higiene de los genitales? ¿Cuáles son las medidas que hay que tener en cuenta? ¿Qué aporta la utilización de productos específicos, como los geles o jabones con pH neutro? En este artículo se da respuesta a estas y otras cuestiones en torno a la higiene genital masculina y femenina.

Higiene genital masculina y femenina

Los genitales masculinos y femeninos deben enjabonarse y lavarse a diario, aunque es preciso saber cómo hacerlo de manera correcta.

La ducha diaria forma parte de la higiene de muchas personas. Ya sea para despejarse por la mañana, para relajarse después de una jornada dura, después de practicar actividad física o solo para mitigar el calor en la época en que las temperaturas aprietan, se ha convertido en una rutina. Sin embargo, las voces expertas recomiendan no excederse en su frecuencia ni tampoco en el uso de productos químicos, ya que tanto el exceso de agua como de jabones puede alterar el manto lipídico de la piel, que le confiere protección.

Pero, ¿qué sucede con los genitales? ¿Cuáles son las medidas que hay que tener en cuenta en su higiene?Los genitales, tanto los masculinos como los femeninos, son zonas del cuerpo a las que hay que dedicar una atención especial. Junto con los pies y las axilas, los genitales son partes que deberían ser enjabonados a diario, igual que sucede con las manos, cuya frecuencia debería ser muy superior, para evitar la transmisión de gérmenes

Sin embargo, la higiene íntima no hay que hacerla de cualquier manera.

La higiene íntima femenina tiene una norma de oro que es trasladable a cada vez que se va al baño: los movimientos de limpieza siempre deben ser de delante hacia atrás. Esta acción es fundamental para evitar pasar los gérmenes del área anal a la vaginal, que podrían provocar infecciones. De igual manera se debe proceder en el secado, con una toalla distinta a la del resto del cuerpo, utilizando distintas partes de la toalla, si se realiza de forma repetida, y ser muy minuciosa en el secado de los pliegues.

La frecuencia depende de la actividad física de cada día y de si se tienen pérdidas de orina, pero con la ducha de la mañana sería suficiente. Eso sí, «es preciso usar productos con pH adecuado a cada etapa de la vida de la mujer», puntualiza Gema García Gálvez, ginecóloga y responsable de la Unidad de Suelo Pélvico del Hospital Quirón de Madrid.

Durante la menstruación, no hay por qué lavarse con más frecuencia. La especialista recomienda, si se opta por emplear productos más saludables para la higiene en estos días, el uso de la copa menstrual y jabones con pH menos ácido.

Al adquirir productos para la higiene íntima se debe tener en cuenta que sean respetuosos con el pH vaginal, «que aporten hidratación sobre todo en la etapa de la postmenopausia, y si se tiene tendencia a molestias genitales, buscar productos con componentes como bardana, camomila o aloe, ideales para piel y mucosas sensibles. Por supuesto, para una tolerancia óptima, lo idóneo es que no contenga parabenos, colorantes, etc.», señala. De hecho, la vulva no deja de ser piel y para su higiene valen los geles de baño corporales. Sin embargo, la vagina tiene un ecosistema muy especial y a la flora vaginal hay que cuidarla porque su desprotección puede conllevar molestias y flujo desagradable.

A partir de la perimenopausia la experta aconseja usar productos de higiene íntima con pH más básico; cremas, comprimidos o el anillo con estrógenos, según indicación del ginecólogo; y, en caso de pérdidas de orina, absorbentes hipoalergénicos que garanticen una absorción adecuada.

En cuanto a las toallitas diseñadas para la higiene genital femenina (como las enriquecidas con ácido L-láctico biológico, que preservan la microflora vaginal), esta especialista las recomienda (mientras que no contengan excipientes alergénicos o que resequen la piel de la vulva) como opción para viajes y situaciones especiales (campamentos, excursiones, etc.). De igual manera sucede con los desodorantes íntimos que estuvieron muy de moda hace unos años. ¿Hacen falta? «Pues la verdad, no veo la necesidad de su uso, una higiene adecuada es suficiente, si acaso productos hidratantes en situaciones de sequedad vulvovaginal y ropa interior de algodón», aclara.

Con todo, la higiene genital femenina peca, a menudo, de ser excesiva. La mayoría de las veces se debe a falsos mitos culturales que esgrimen que el flujo huele mal (que no es cierto, a no ser que haya una infección) o que está «mal» tener secreciones. Por este último motivo muchas mujeres se realizan las nocivas duchas vaginales. Sin embargo, los especialistas no las recomiendan, a no ser bajo prescripción, ya que eliminan la flora vaginal protectora y pueden hacer que se sea más susceptible a las infecciones y propagar las existentes a los órganos de la pelvis.

Higiene íntima masculina

De igual manera que las mujeres, los hombres deben lavarse los genitales cada día. Detrás del borde del glande y bajo el prepucio, hay unas glándulas que secretan una sustancia viscosa denominada el esmegma, que se acumula en el surco balanoprepucial, sobre todo en aquellos varones no circuncidados. Esto exige una extremada higiene ya que, además de producir un fuerte olor, puede ser el origen de irritaciones y de infecciones por hongos y bacterias.

Por este motivo, cada día durante la ducha y siempre después de mantener relaciones sexuales, hay que retirar el prepucio completamente hacia atrás y limpiar con minuciosidad el glande con agua y jabón para dejarlo libre de secreciones. También hay que lavar bien, con agua y jabón, el resto del pene y los testículos. Una vez bien aclarados, se debe proseguir con un secado escrupuloso, con una toalla distinta a la del resto del cuerpo. Hay que prestarle mucha atención a las zonas inguinales, ya que un exceso de humedad o sudor son el ambiente idóneo para la proliferación de hongos y bacterias.

Y si para la higiene íntima femenina hay disponibles multitud de productos, para ellos también. En el mercado pueden encontrarse geles, jabones o toallitas de diferentes marcas. Los productos diseñados para la higiene íntima masculina, además de llevar sustancias con capacidad limpiadora (detergente), se publicitan con capacidad antisépticahidratantedesodorante e, incluso, antioxidante, según el caso. Hay que tener en cuenta que para una piel masculina sin problemas de sensibilidad u otras alteraciones que precisen de un tratamiento específico, estos productos cosméticos alivian síntomas como exceso de sudoración o prurito, pero si se trata de un problema que se dilata en el tiempo o se agudiza, lo mejor es consultar con un dermatólogo por si es necesario un tratamiento concreto.

Higiene íntima y autoexamen masculino

Es aconsejable examinarse los testículos cuando se realiza la higiene: el cáncer de testículos, el más común entre hombres jóvenes, tiene un índice de recuperación del 90% si se detecta a tiempo.

El mejor momento para examinar los testículos es después del baño o de la ducha, ya que la piel del escroto está más suelta.

Se realiza enrollando cada testículo entre el pulgar y los dedos, moviendo la piel con suavidad y palpando toda la superficie en busca de cambios de textura, tacto, tamaño y peso.

Es posible que el epidídimo (una masa muy rizada de tubos que almacenan el esperma al final del testículo) se note más duro al tocarlo: no debe confundirse con un tumor.

Algunos consejos útiles

– Se recomienda el uso de ropa interior de algodón, o con cubierta de algodón en la zona de los genitales y no usar todos los días tangas.

– Evitar el uso de ropa muy ajustada que hace sudar mucho más los genitales femeninos.

– Cambiar de ropa interior cuando esté húmeda.

– Cuando el olor de la vagina es fétido, fuerte y molesto, indica una infección vaginal, de transmisión sexual o de vías urinarias.

– No se deben realizar duchas vaginales ya que puede dañar el pH y con ello favorecer infecciones.

– No es recomendable la depilación láser porque altera el medio ambiente natural de los genitales.

– Los tampones deben utilizados cuando sea muy necesario y no de forma permanente, ya que impide la salida de flujo y bacterias. Los tampones acumulan sangre que es, en la menstruación, un desecho del cuerpo.

– Cambiar de toallita sanitaria frecuentemente y usar de preferencia las que no contienen perfumes.

-Si prefieres cuidados ecológicos y naturales, FITROLL te aconseja el uso de piedra de alumbre. La encontraras en cualquier supermercado, farmacia o herboristería.

Fuente: Salud kioskea y Erosky Consumer por MONTSE ARBOIX

Movimiento antivacunas

El movimiento antivacunas es una corriente que, para desgracia de muchos pediatras y organismos internacionales está a la orden del día en países europeos como Italia o Francia, donde epidemias de enfermedades como el sarampión han vuelto a poner a las autoridades en jaque

¿Qué está pasando con el sarampión en Europa?

En estos días hemos visto en diferentes blogs y medios de comunicación la noticia del alarmante aumento de los casos de sarampión en Italia, la mayor parte de ellos en personas no vacunadas. Concretamente, en Italia se han informado 2719 casos de esta enfermedad prevenible hasta el 28 de Mayo; de estos el 89 % de los casos han ocurrido en pacientes no vacunados, y un 6 % más en personas que solo habían recibido una dosis de la vacuna (se recomiendan dos). Solo en la segunda quincena del mes de mayo se han recogido 324 casos nuevos. Lo más grave es que un 30 % de los casos han sufrido alguna complicación y cuatro de cada 10 han necesitado hospitalización. En otros países como Rumanía, desde Febrero de 2016 llevan más de 3000 casos nuevos con 17 muertes atribuibles a la enfermedad.

El sarampión es una enfermedad vírica muy contagiosa que se transmite de persona a persona a través de las pequeñas gotas de las secreciones respiratorias. Sus síntomas son la fiebre elevada, tos irritativa, ojos rojos y una erupción cutánea característica.

Existe una creencia bastante extendida de que es una enfermedad benigna, pero no es así; presenta complicaciones con mucha frecuencia como otitis, neumonía, o la más grave, encefalitis por sarampión, que se da en uno de cada 1000 pacientes y puede causar secuelas muy graves.

Otra complicación grave es la llamada panencefalitis esclerosante subaguda que se da en uno de cada 100.000 pacientes; es un trastorno cerebral progresivo y mortal que aparece muchos años después de la infección por el virus.

¿Cómo se puede prevenir?

Como vemos, es una infección que no tiene nada de benigna y para la que contamos con un instrumento de prevención altamente eficaz y seguro, la VACUNACIÓN.

La vacuna se comercializa en una forma combinada con las de rubeola y parotiditis. Es una vacuna incluida en los calendarios de vacunación de todas las Comunidades Autónomas en España. Y desde la Asociación Española de Pediatría se recomienda la administración de dos dosis, una a los 12 meses y otra de recuerdo entre los 2 y los 4 años de vida.

Es una vacuna de virus vivos atenuados que ha demostrado una alta eficacia con reacciones adversas poco frecuentes y leves, siendo la más frecuente la fiebre que puede aparecer entre 5 y 15 días después de la vacunación.

La eficacia está plenamente demostrada; desde que se introdujo la vacunación, los casos de la enfermedad en el mundo han disminuido en un 95-99%, y en el periodo 2000 a 2012 los casos han disminuido en un 77 % y la letalidad en un 78 %.

Y todo esto con un dato a añadir; al ser una enfermedad que solo se transmite de persona a persona y tener una vacuna con una eficacia muy elevada, sería una enfermedad que es posible erradicar, como se consiguió con la viruela, oficialmente erradicada desde 1980.

¿Por qué siguen apareciendo casos?

La causa principal, sin lugar a dudas, es la existencia de bolsas de población que bien porque no tienen acceso a la vacuna o, lo que es mucho más desalentador, porque no quieren, no se vacunan.

La cada vez más extendida moda de no vacunar, por razones que van en contra de todo lo que la ciencia nos afirma, es la causa principal del repunte del sarampión en el mundo desarrollado.

Existen muchas razones pseudocientíficas que esgrimen estos grupos. Aquí me voy a centrar solo en una, la inexistente relación entre vacunas y autismo.

Este bulo proviene de un artículo publicado en la prestigiosa revista The Lancet en 1998. En este artículo, Andrew Wakefield, afirmaba haber encontrado relación entre una forma de enfermedad intestinal, el autismo y la vacuna triple vírica (sarampión, rubeola y parotiditis). El artículo causó gran alarma social y encontró eco en numerosos medios de comunicación.

Sin embargo, investigaciones posteriores demostraron que este artículo era un fraude. El estudio, realizado solo con 12 niños, se había hecho sin la preceptiva autorización del comité de ética del hospital, los padres de los niños habían sido reclutados por un abogado que preparaba una demanda contra los fabricantes de la vacuna y el propio Dr. Wakefield se había embolsado una cifra nada despreciable de libras por este trabajo. También se mostró que existían discrepancias entre los datos publicados en el estudio de Wakefield y los datos registrados en las historias clínicas del hospital, y que se había sometido a los niños a procedimientos inaceptables desde el punto de vista ético.

Todo esto hizo que, ante la abrumadora evidencia de fraude, «The Lancet», retirara este artículo, publicando esta rectificación:

«Queremos dejar claro que en este artículo no se estableció una relación causal entre la vacuna y el autismo, siendo los datos insuficientes. Sin embargo, la posibilidad de ese vínculo se esparció, y los eventos consecuentes han tenido importantes repercusiones en la salud pública. En vista de esto, consideramos que este es el momento apropiado para retirar formalmente la interpretación dada a estas conclusiones en el documento, de acuerdo con los precedentes”.

Además, el Consejo general de Médicos del Reino Unido, retiró la licencia de Wakefield para ejercer la profesión.

La consecuencia positiva es que la vacuna triple vírica es una de las más estudiadas, sin encontrar nunca ningún atisbo de que pueda causar efectos secundarios graves. Como muestra, valga este artículo publicado por “The Journal of The American Medical Association” con una muestra de más de 95000 niños en el que se descarta cualquier asociación con el autismo; sus conclusiones, traducidas, son estas:

“En esta gran muestra de niños con seguro privado y hermanos mayores, la administración de la vacuna triple vírica, no se asoció con un mayor riesgo de Trastorno del Espectro Autista (TEA), independientemente de si los hermanos mayores tenían TEA. Estos hallazgos indican que no hay asociación perjudicial entre la administración de la vacuna Triple Vírica y el TEA, incluso entre los niños que ya tienen un mayor riesgo de padecer TEA.”

Fuente: El País